Clara Plath

Agridulce Exiliados Festival

Dom, 30/11/2014 - 17:05 -- Miguel Casas

Anoche, de la mano del Exiliados Festival, se presentaba una interesante y prometedora velada musical en la Sala B de Murcia. Cuatro bandas componían el atractivo cartel: Los toledanos Maiora Tibi, los murcianos Adiós Nicole y Clara Plath, y los valencianos We used to pray. En definitiva, una ocasión propicia para comprobar de primera mano cómo van evolucionando los dos grupos murcianos, y conocer las propuestas de los conjuntos foráneos.

Abrieron el fuego al filo de las once de la noche Maiora Tibi, una formación que, si empezó con buenas maneras, también pareció ir diluyéndose, conforme avanzó su actuación, en un sonido monótono, lánguido y falto de chispa. Los toledanos, a pesar de su buena actitud sobre el escenario, dieron la impresión de pecar de una excesiva fascinación por el pop británico, y en particular de Oasis, que les llevara a acallar su propia voz y a mostrarse más como un reflejo que como un original. Unos cuarenta minutos de espectáculo y, poco antes de las doce, se ponía fin a este primer concierto.

Adiós Nicole fueron los siguientes en saltar a las tablas, y se pudo notar que tocaban en casa al registrarse una mayor afluencia de público en la sala poco antes del comienzo de su actuación. Así, sobre las doce y diez de la noche, y con un ambiente algo más acogedor, el cuarteto murciano hizo sonar sus primeros acordes. Con un pop fresco, alegre, rápido y animado, Adiós Nicole ofrecieron un espectáculo ciertamente equilibrado, agradable y llamativo que tuvo en los temas Desconocidos, al principio, y Si el mundo se acaba hoy, al final, sus momentos más destacados.

Como único lunar en esta actuación hay que mencionar la versión que, hacia la mitad del espectáculo, brindó su cantante en solitario del mítico There is a Light that never goes out, ya que, tocada así, en solitario, esta canción rompió el ritmo del concierto y partió en dos el recital innecesariamente. Al final, a eso de la una menos diez, Adiós Nicole daban por concluido su concierto saludando al público y recibiendo generosos aplausos de reconocimiento.

A la una y diez, aproximadamente, comenzó su concierto Clara Plath, una interesante banda que combina la juventud de la formación creada en 2013 con la experiencia atesorada por los miembros que la integran. Así, con la fuerza que poseen las nuevas composiciones y gracias a la solvencia con la que estos músicos las ejecutan, el sonido que los murcianos desplegaron pudo destacarse como el más adulto, compacto y serio de cuantos se escucharon a lo largo de la velada.

Con un repertorio corto aún, pero variado en matices y texturas, Clara Plath ofreció todo un repaso a una rica gama de melodías que fueron desde la balada más oscura y sugerente hasta el rock más eléctrico y agresivo. A whisper, Doverman, Paradise, Dancing song y Like a rocket fueron las más destacables de una serie de canciones que fueron interpretadas por la poeta murciana con la actitud y la intensidad que cada una precisaba. Al final, a eso de las dos de la madrugada, buenas sensaciones en la sala, y aplausos y saludos entre el grupo y el público.

Tras Clara Plath, cerrarían la velada a partir de las dos y diez los valencianos We used to pray con la propuesta más ecléctica de la noche. A través de sonidos innovadores, experimentales y bailables, en ocasiones, que mezclaban electrónica, pop y rock en muy acertadas proporciones, los valencianos fueron engrandeciendo su oferta sobre el escenario y dando la impresión de grupo sofisticado y profundo. Por eso, a pesar de no tener temas que destacasen especialmente sobre otros, las sensaciones en general fueron positivas a la hora de valorar en su conjunto esta actuación. Al final, al filo de las tres de la madrugada We used to pray dio por finalizado su concierto y con él esta edición del Exiliados festival.

Al término, y como impresión común entre los asistentes, hay que reconocer que, si el sabor dulce de este festival lo aportaron las cuatro bandas que, con mejor o peor suerte, pero siempre con actitud y compromiso, participaron en él, el sabor agrio lo puso la escasez de público, apenas un cuarto del aforo, que se congregó en la murciana Sala B. Así, con la sensación de haber contemplado un espectáculo digno, interesante y entretenido, pero sin la repercusión que habría merecido, fuimos abandonando la sala con la esperanza de que en la próxima oportunidad el público, que es soberano, responda a la llamada de la buena música.

Clara Plath presenta "En agua de cerezas SÓNICAS" en el Espacio Pático

Mar, 20/01/2015 - 00:43 -- Javier Brooklin...

Este próximo viernes, 23 de enero, una de las personalidades más polifacéticas de la escena artística murciana actual, la poeta y cantante Clara Plath, presenta junto al músico y compositor Roberto López el espectáculo multisensorial En agua de cerezas SÓNICAS en el Espacio Pático de Murcia a partir de las 22:00h.

Sin duda, una ocasión de lujo para disfrutar de una propuesta cultural innovadora y multidisciplinar dentro de un marco elegante y lleno de encanto, como es el murciano Espacio Pático de la calle San Lorenzo.

Para aquellos que deseen asistir en vivo a la representación de este En agua de cerezas SÓNICAS, podemos adelantar que se trata de un experimento sónico desarrollado sobre la base del poemario En agua de cerezas (2012) y que funde en una sola atmósfera tres vertientes artísticas diferentes, como son la poesía, la música y el video arte.

Así, con el objetivo de suscitar en el espectador diferentes experiencias estéticas, la obra se articula mediante una proyección audiovisual que hace las funciones de introducción para, a continuación, dar paso a dieciséis composiciones poético-musicales interpretadas en directo, y culminar con la recitación de un último poema, Caramelos de menta, sobre un fondo audiovisual proyectado.

En definitiva, como decíamos, una ocasión de lo más recomendable y sugerente para dejar volar los sentidos en la noche del viernes dentro de un local que, además, contará con el aliciente de ofrecer sus paredes engalanadas con la exposición fotográfica del colectivo Omnivore. Por tanto, música, poesía, video arte y fotografía por el módico precio de lo que decidamos consumir, ¿alguien da más?

The MeatPies, The Crime y Clara Plath dan la bienvenida al verano en la Sala REM

Dom, 14/06/2015 - 22:36 -- Andrés Cascales...

Anoche, a una semana exacta del inicio del verano astronómico 2015, tuvo lugar en Murcia la particular fiesta de bienvenida al tiempo estival que la Sala REM había organizado semanas atrás mediante la programación de un atractivo concierto triple con las bandas locales: The MeatPies, The Crime y Clara Plath.

Así, valorando como propicia esta ocasión para ver de una tacada a tres de los mejores grupos del actual panorama regional y, de paso, escuchar parte del nuevo material sonoro que nos venían a presentar, desde murciocio.es decidimos acudir al mencionado evento pertrechados con nuestros artilugios electrónicos para tomar buena nota de cuanto ocurriese en la céntrica sala murciana y trasladarlo a todos los amantes de la música con la mayor fidelidad posible.

Y con todo ya preparado, lo que sucedió fue que, a eso de las 23:50h, The MeatPies arrancaron la velada y su concierto con la energía y la intensidad desbordantes a que nos tienen acostumbrados. De esta forma, los de Bruno Laencina, a lomos de títulos como Hear me road, Dance and swing o Ready for you, pronto consiguieron levantar el vuelo para llevarnos a recorrer a través de sus melodías los territorios del rock, el blues, el swing o el soul. Unos territorios sonoros clásicos, pero acertadamente actualizados, en los que estos jóvenes Pasteles de carne están sobradamente curtidos y sobre los cuales se mueven como peces en el agua.

Así, con la variedad vocal e instrumental que The MeatPies ha sabido convertir en una de sus señas de identidad -gracias a los constantes cambios de cantante y a la introducción puntual de instrumentos como la armónica o el violonchelo- el concierto fue transcurriendo rápido hasta llegar al tramo final. Un tramo en el que destacarían las versiones de Honky Tonk women, de los Rolling Stones, y de Pride and joy, de Stevie Ray Vaughan, y que tendría como colofón las interpretaciones de la, ya mítica, Time to share, de factura propia, y una nueva versión, esta vez Don´t let me down, de Lennon.

Los siguientes en saltar al escenario, a eso de las 00:55h, para presentar su nuevo disco, Holy Shit, fueron The Crime, un grupo del que habíamos oído hablar bastante, pero que aún no habíamos tenido la oportunidad de ver en vivo. Y debemos reconocer que lo que pudimos contemplar, sobre todo en la primera mitad de su concierto, fue realmente bueno, ya que la banda liderada por Jaime Lloret, casi sin tiempo para respirar, fue disparando toda una batería de temas que lograron conectar con el público desde el primer minuto.

Así, canciones como The hurricane Ramires, Shouldn´t come back, Mellocotron, Daydreaming, Like a toy, Suicide no more o Do you wanna dance? desplegaron un pop-rock sofisticado, rasgado y melódico caracterizado por un sonido nervioso, casi frenético, y altamente eléctrico en el que la aguda voz -afilada como la punta de un cuchillo- de su cantante consiguió empastarse a la perfección con la música y destacarse sobre ella para terminar dándonos la impresión de estar escuchando a una banda emergente, y genuinamente británica, en un pub de Manchester o de Edimburgo.

Hacia las 2:00h le llegó el turno a Clara Plath, una de las bandas murcianas que con mayor fuerza ha logrado irrumpir en el panorama nacional y cuyo nuevo trabajo, Grand battement, nos vinieron a presentar en primicia al público de su ciudad natal. Así, con la ilusión propia de quien estrena algo nuevo y profundamente suyo para ofrecerlo a los demás, la poeta se entregó desde el comienzo de su espectáculo a la labor de armonizar, por un lado, y de realzar, por otro, la interpretación de los nuevos temas con la revisión de los ya conocidos y hacerlo, además, en medio de un ambiente de lo más festivo que  contó para la ocasión con la presencia de ilustres invitados.

De esta forma, con la sensualidad y la frialdad, y con la ternura y la fiereza que sólo Clara Plath puede transmitir de esa manera tan cercana y natural, la cantante fue desgranando temas inéditos como Crazy liar, Grand battlement o Brocken dolls, y alternándolos con otros ya bien conocidos como A whisper, Over me, Paradise, Second floor o Fuck my car. En definitiva, todo un concierto de rock. En concreto, todo un concierto de ese rock oscuro y sinuoso, agresivo y sugerente, elegante y caótico, moderno y decadente que Roberto López y Clara Plath han alumbrado juntos para enriquecer la música de nuestro país y poner una vez más en el mapa a nuestra fértil Región musical.

Ya para terminar y a modo de epílogo, nos gustaría realizar una somera mención de las virtudes, defectos y anécdotas que tuvimos ocasión de apreciar a lo largo y ancho de esta interesante velada musical.

En el apartado de aciertos, tenemos que sobresaltar el excelente acondicionamiento de la Sala, el sonido más que aceptable que se consiguió, la rapidez en los cambios de los grupos –apenas diez minutos entre actuación y actuación-, las impecables interpretaciones de los músicos o la destacable presencia de público –más de medio aforo- a pesar de la fecha y de la hora a la que tuvo lugar el evento.

En el apartado de errores, debemos criticar el terrible retraso con el que comenzó la velada –que, programada para las 22:30h, no se inició hasta las 23:50h- por motivos que nada tuvieron que ver con los grupos. Definitivamente, sobre este tema de los horarios y los retrasos preprogramados consideramos que deberemos volver en un posterior artículo para tratarlo en exclusiva y con el detenimiento que se merece por tratarse de una práctica generalizada, irrespetuosa para con el público y, encima, perniciosa para el negocio.

En el apartado de anécdotas referiremos dos cuestiones: la primera, la de la mención que se hizo a la no selección de The MeatPies para participar en el concurso CreaMurcia 2015. Y es que ésta ha sido una decisión que, aunque debamos respetar, desde murciocio.es no podemos compartir, ni acertar a comprender, ni explicar en qué criterios se ha basado. La segunda cuestión, la de la mención que se hizo a una supuesta censura de la canción Fuck my car, de Clara Plath, por parte de Tranvia de Murcia en sus convoyes a causa de las quejas de los pasajeros por la insistencia de la palabra fuck en su letra. Sin embargo, en esta oportunidad, desde murciocio.es no hemos creído oportuno que debamos darle excesiva credibilidad a esta información, ya que todos sabemos que los viajeros del tranvía durante los trayectos están dormidos.

Galería de fotos

 

Clara Plath se exhibe en la Sala Revólver

Dom, 29/11/2015 - 23:11 -- Miguel Casas

Recién llegados de Valencia tras conquistar el premio al Mejor Grupo Alternativo 2015 otorgado por 80´s Live Music, la banda murciana Clara Plath se presentó este sábado en la conocida Sala Revólver para celebrar en casa y frente a su público más fiel el fantástico año de éxitos y conciertos por gran parte de España que ha vivido la formación desde que, allá por el mes de junio, viera la luz su primer LP, Grand Battement.

Por eso, si ya suele ser buen plan dejarse caer por la Sala de la calle Victorio dado su buen ambiente y cuidada programación de conciertos, en la noche del sábado -con mayor motivo por ser Clara Plath los protagonistas de la velada- no dudamos en acercarnos a la Revólver para volver a encontrarnos con esta banda y seguir la evolución de unas canciones que ya atisbamos como altamente estimulantes durante la edición del pasado Lemon Pop.

De esta manera, poco antes de la medianoche y con una entrada de público que ya apuntaba a lleno, Clara Plath al completo hicieron acto de presencia sobre el escenario para mostrar, a través del característico aullido de Clara, toda la fiereza de ese lado salvaje que exhibe orgullosa la banda como seña de identidad. Un aullido que, además, habría de servir de contraseña para embarcarnos junto a ellos y navegar por las aguas, siempre oscuras, de su sinuoso y enigmático sonido.

Así, durante el concierto los temas de Grand Battement se irían alternando a la perfección con los del primer EP de la banda, Hi Lola! para brindar un repertorio variado y rico en el que destacarían canciones como la enérgica A Whisper , la sensual Over me, la emocionante Paradise -dedicada a Paco Miranda-, la elegante Distance, o la irresistible Fuck my car, que sirvió para remover el avispero que en ese momento era la Sala y llegar al ecuador del concierto.

Ya en la segunda mitad de la velada llegaría Grand battement -la canción-, una maravillosamente interpretada  Broken dolls, la trepidante Waiting for my dog, y el tema que se convirtió en el primer videoclip oficial de Clara Plath: Dancing song. De esa forma, sin parar de bailar, llegamos a la recta final de un concierto en el que brillarían con luz propia la enloquecida Crazy liar o la desaforada Like a rocket, con la que la banda puso fin por todo lo alto a una magnética noche que sirvió para celebrar un año 2015 insuperable y augurar un 2016 de pleno crecimiento para Clara Plath.

Galería de fotos

Clara Plath lanza el videoclip “This Lonely Boy”, anticipo de su próximo disco

Mié, 30/11/2016 - 10:30 -- Andrés Cascales...

La banda murciana Clara Plath ha ofrecido novedades esta semana del que será su nuevo álbum de estudio estrenando el videoclip de “This Lonely Boy”, tema anticipo del mismo. El disco, que llevará por titulo “Yes, I’m special”, editado por Flor y Nata Records, tiene previsto su estreno para el mes de febrero de este próximo año que entra, y será el segundo LP de la banda, tras la gran acogida de su primer álbum “Grand Battement”, editado en 2015.

El videoclip, que podéis ver al final del artículo, ha sido dirigido por Manuel Garcia de Otazo y está protagonizado por el músico y poeta Rubén Ayllón. Presenta una sugerente historia y una canción que, grabada por Manuel Torroglosa en los estudios La Sala de Máquinas, destaca por su característico sonido magnético de guitarras y por la inconfundible voz de Clara. En espera del resto de novedades que ofrecerá el trabajo de la banda aquí podéis disfrutar de este interesante aperitivo. 
 

El Festival Lemon Pop arranca su XXII edición por primera vez sin Ángel Sopena

Crear: 09/02/2017 - 21:09

Con más incertidumbre que nunca, debido a la marcha anunciada en junio de su alma mater, el periodista y crítico musical Ángel Sopena, el Festival Lemon Pop arrancó finalmente su vigésimo segunda edición en el murciano Auditorio Parque Fofó ofreciendo un cartel que, en su primera jornada del viernes, estaría íntegramente formado por grupos nacidos en la Región.

Así, como cada año desde hace veintidós, regresando de la mano del Lemon a la ciudad, la música pop volvería a sonar en Murcia tras el verano cuando, pasadas las 19:30h, Adiós Nicole comenzaron su concierto iluminados por los últimos rayos de sol que, a esa hora, aún se colaban en el recinto tras el escenario. De este modo, regresando al lugar en el que dos meses atrás se alzaron con el CreaMurcia 2017 pop-rock, la banda liderada por Tommy Rocheteau brindaría un recital en el que la frescura y la rapidez de sus melodías indies servirían de base para repasar su trayectoria revisando temas como Fotogramas o Desconocidos y, de paso, gracias a canciones tan prometedoras como Un mes, anunciar el inminente lanzamiento de su nuevo disco, “El momento presente”.

Más adelante, a las 20:25h, serían los chicos de M76 los encargados de tomar al asalto el escenario que ya conquistaron abriendo para Ilegales el pasado mes de abril. Entonces, desplegando ese poderoso rock cuajado de melodías rápidas, letras directas, atronadoras guitarras rasgadas, delicioso sonido sucio e irreverente actitud punk, M76 pronto transformaría al Lemon en Rock al ritmo de algunas de las composiciones de su primer EP que, como Abogado y escritor o Zagales salvajes, se alternarían a la perfección con temas como No tengas miedo, Animal o Los psiconatuas, incluidos en su más reciente trabajo, “¡Muera la libertad!”.

Retomando el pulso del Festival para insuflarle ese aliento pop de clara influencia anglosajona que siempre lo ha caracterizado, The Runarounds saldrían al escenario del Fofó haciendo valer su enérgico power pop que, entre garage y surf, pondría a bailar a un público que, a eso de las 21:10h, ya llenaba gran parte de la pista central del auditorio. De esta manera, presentando su cuarto álbum, “Ready for you”, la formación encabezada por Álvaro del Campo brindaría temas tan pegadizos como No confusion, It´s time o Falling in love, que se alternarían con otros de mayor recorrido como Comin´around, Take it out o Many times.

A continuación, sobrepasadas las 22:00h, llegaría la hora de asistir a los conciertos de los que son dos de los grupos murcianos que más han crecido en los últimos tiempos tanto dentro como fuera de nuestras fronteras: Clara Plath y Nunatak. Y es que, si los primeros han logrado abrirse camino en el circuito nacional de rock alternativo hasta convertirse en banda de culto, los segundos, han multiplicado su presencia en los festivales que recorren España de norte a sur hasta ser reconocidos como una de las bandas con mayor proyección dentro del panorama indie.

En consecuencia, con el auditorio rozando los dos mil asistentes, Clara Plath, se lanzarían a la presentación de su nuevo disco, “Yes, I´m special”, interpretando temas como This lonely boy o Inside you, con los que la formación parece haber evolucionado hacia un sonido más luminoso. Por su parte, Nunatak, con Adrián White al frente, pondrían de manifiesto su sorprendente maduración sobre las tablas, precisamente, en el mismo Festival Lemon Pop donde empezaron  a dar a conocer su folk de rica y variada presencia instrumental.

Ya para ponerle el broche de oro a la velada, que había avanzado plácida y sin sobresaltos, se subiría al escenario del Auditorio Fofó uno de los grupos esenciales en la historia de la música popular en Murcia, Los Marañones; banda de rock, blues, pop y country liderada por el mítico Miguel Bañón que, tras treinta de carrera, ofrecería un recital impecable en el que junto a los clásicos de la formación, brillarían canciones como El misterio de tu amor, No soy un supermán o Francesca Salazari, pertenecientes a su más reciente trabajo discográfico, “A contratiempo”, editado en 2015.

Finalmente, pasada la 1:30h, entre aplausos, pero también con un poso de tristeza por la ausencia de Ángel Sopena, nosotros, que vimos nacer el Festival y hemos sido testigos de las vicisitudes que, año tras año, debía superar la organización para sacarlo adelante, como parte de la gran familia del Lemon que somos, abandonamos el Parque Fofó lamentando que desde el Ayuntamiento de Murcia, año tras año, no hayan sabido calibrar los beneficios que el Festival Lemon Pop aportaba al municipio ni valorar la labor de Ángel Sopena al frente del mismo durante más de veinte años.

Y es que, más allá de las buenas palabras que siempre le dedicaron desde el Consistorio, lo único que Sopena demandó hasta que decidió arrojar la toalla en junio fue que el Lemon fuera tratado con igualdad con respecto a otros festivales y que contara con los medios adecuados. Hasta el final Sopena luchó por eso, y quizá todos deberíamos en este punto felicitarnos y felicitarle porque, a falta de que el Ayuntamiento le dotara de mayores medios, él sí que dotó al festival de lo más importante: de alma, de esa alma que siempre estará presente en el Lemon Pop, aunque él esté ausente.

ACCEDE A LA GALERÍA DE FOTOS DE LOS CONCIERTOS PINCHANDO AQUÍ.

Clara, creadora de emociones

Crear: 11/04/2017 - 11:30

Cuando un creador artístico presenta su obra al resto del universo, las sensaciones que experimenta en su interior van a una velocidad endiablada, pues desconoce el efecto que su obra hará sobre los demás. En el caso de Clara Plath, se apostaba a caballo ganador. La poeta murciana presentaba el pasado dos de noviembre su nuevo poemario Pequeña soy yo bajo el sello de la murciana Editorial Rosetta.

El evento fue presentado por José Cantabella, quien también escribe el prólogo del poemario. Mano a mano con Clara Plath, fueron desgranando las poesías que lo forman, hablaron de la profundidad que radica en él y de los motivos que han llevado a Plath a seguir escribiendo poemas.

Como bien dijo Cantabella: “La música y la poesía son difíciles de separar, por eso es normal que Clara sea rockera y poeta”. A lo que Clara respondió con una poesía titulada Rock en la que se pueden destacar los versos “El rock es ser poeta y decirlo. / Ser artista y animal”. Como no podía faltar la música en un momento así, el guitarrista Roberto López Baños subió al escenario para acompañar a Clara en dos canciones. En la primera acarició las cuerdas de la guitarra y en la siguiente masajeó con maestría las teclas de un piano.

Pequeña soy yo es un libro de evolución que habla de amor, desamor, esperanza, del paso del tiempo y de viajes; porque con los versos que lo forman se puede viajar por fuera y por dentro del cuerpo, yendo de las emociones generales a los sentimientos personales. Estamos ante un paso más en el universo creador de Clara Plath, una baza de éxito. También se pueden encontrar contrastes entre sus versos. Hay mucho de ello a lo largo de sus páginas. Como todos los poemarios, Pequeña soy yo está hecho para ser consumido poco a poco, sin prisas. Paladeando cada uno de los verbos, cada palabra como si se tratara de lo más mágico que se puede leer en ese momento.

Clara Plath es una de esas creadoras musicales y poéticas que se ha sabido labrar un buen presente artístico, pues su pasado de trabajo y empeño así lo atestigua. Es capaz de separar letras para canciones de poemas para recitar o publicar. Inventando un lenguaje propio y unos versos para no olvidar, Clara Plath es una persona que juega con las letras, una creadora de emociones.

Suscribirse a Clara Plath