Festival Lemon Pop

El Festival Lemon Pop arranca su XXII edición por primera vez sin Ángel Sopena

Crear: 09/02/2017 - 21:09

Con más incertidumbre que nunca, debido a la marcha anunciada en junio de su alma mater, el periodista y crítico musical Ángel Sopena, el Festival Lemon Pop arrancó finalmente su vigésimo segunda edición en el murciano Auditorio Parque Fofó ofreciendo un cartel que, en su primera jornada del viernes, estaría íntegramente formado por grupos nacidos en la Región.

Así, como cada año desde hace veintidós, regresando de la mano del Lemon a la ciudad, la música pop volvería a sonar en Murcia tras el verano cuando, pasadas las 19:30h, Adiós Nicole comenzaron su concierto iluminados por los últimos rayos de sol que, a esa hora, aún se colaban en el recinto tras el escenario. De este modo, regresando al lugar en el que dos meses atrás se alzaron con el CreaMurcia 2017 pop-rock, la banda liderada por Tommy Rocheteau brindaría un recital en el que la frescura y la rapidez de sus melodías indies servirían de base para repasar su trayectoria revisando temas como Fotogramas o Desconocidos y, de paso, gracias a canciones tan prometedoras como Un mes, anunciar el inminente lanzamiento de su nuevo disco, “El momento presente”.

Más adelante, a las 20:25h, serían los chicos de M76 los encargados de tomar al asalto el escenario que ya conquistaron abriendo para Ilegales el pasado mes de abril. Entonces, desplegando ese poderoso rock cuajado de melodías rápidas, letras directas, atronadoras guitarras rasgadas, delicioso sonido sucio e irreverente actitud punk, M76 pronto transformaría al Lemon en Rock al ritmo de algunas de las composiciones de su primer EP que, como Abogado y escritor o Zagales salvajes, se alternarían a la perfección con temas como No tengas miedo, Animal o Los psiconatuas, incluidos en su más reciente trabajo, “¡Muera la libertad!”.

Retomando el pulso del Festival para insuflarle ese aliento pop de clara influencia anglosajona que siempre lo ha caracterizado, The Runarounds saldrían al escenario del Fofó haciendo valer su enérgico power pop que, entre garage y surf, pondría a bailar a un público que, a eso de las 21:10h, ya llenaba gran parte de la pista central del auditorio. De esta manera, presentando su cuarto álbum, “Ready for you”, la formación encabezada por Álvaro del Campo brindaría temas tan pegadizos como No confusion, It´s time o Falling in love, que se alternarían con otros de mayor recorrido como Comin´around, Take it out o Many times.

A continuación, sobrepasadas las 22:00h, llegaría la hora de asistir a los conciertos de los que son dos de los grupos murcianos que más han crecido en los últimos tiempos tanto dentro como fuera de nuestras fronteras: Clara Plath y Nunatak. Y es que, si los primeros han logrado abrirse camino en el circuito nacional de rock alternativo hasta convertirse en banda de culto, los segundos, han multiplicado su presencia en los festivales que recorren España de norte a sur hasta ser reconocidos como una de las bandas con mayor proyección dentro del panorama indie.

En consecuencia, con el auditorio rozando los dos mil asistentes, Clara Plath, se lanzarían a la presentación de su nuevo disco, “Yes, I´m special”, interpretando temas como This lonely boy o Inside you, con los que la formación parece haber evolucionado hacia un sonido más luminoso. Por su parte, Nunatak, con Adrián White al frente, pondrían de manifiesto su sorprendente maduración sobre las tablas, precisamente, en el mismo Festival Lemon Pop donde empezaron  a dar a conocer su folk de rica y variada presencia instrumental.

Ya para ponerle el broche de oro a la velada, que había avanzado plácida y sin sobresaltos, se subiría al escenario del Auditorio Fofó uno de los grupos esenciales en la historia de la música popular en Murcia, Los Marañones; banda de rock, blues, pop y country liderada por el mítico Miguel Bañón que, tras treinta de carrera, ofrecería un recital impecable en el que junto a los clásicos de la formación, brillarían canciones como El misterio de tu amor, No soy un supermán o Francesca Salazari, pertenecientes a su más reciente trabajo discográfico, “A contratiempo”, editado en 2015.

Finalmente, pasada la 1:30h, entre aplausos, pero también con un poso de tristeza por la ausencia de Ángel Sopena, nosotros, que vimos nacer el Festival y hemos sido testigos de las vicisitudes que, año tras año, debía superar la organización para sacarlo adelante, como parte de la gran familia del Lemon que somos, abandonamos el Parque Fofó lamentando que desde el Ayuntamiento de Murcia, año tras año, no hayan sabido calibrar los beneficios que el Festival Lemon Pop aportaba al municipio ni valorar la labor de Ángel Sopena al frente del mismo durante más de veinte años.

Y es que, más allá de las buenas palabras que siempre le dedicaron desde el Consistorio, lo único que Sopena demandó hasta que decidió arrojar la toalla en junio fue que el Lemon fuera tratado con igualdad con respecto a otros festivales y que contara con los medios adecuados. Hasta el final Sopena luchó por eso, y quizá todos deberíamos en este punto felicitarnos y felicitarle porque, a falta de que el Ayuntamiento le dotara de mayores medios, él sí que dotó al festival de lo más importante: de alma, de esa alma que siempre estará presente en el Lemon Pop, aunque él esté ausente.

ACCEDE A LA GALERÍA DE FOTOS DE LOS CONCIERTOS PINCHANDO AQUÍ.

La Casa Azul revoluciona el Festival Lemon Pop

Crear: 09/04/2017 - 00:30

Con el ambiente de las grandes ocasiones llenando hasta la bandera el Auditorio Parque Fofó, este sábado se presentó en Murcia La Casa Azul para brindar el concierto más esperado de la jornada reina del Festival Lemon Pop; certamen que, con la de este año, cumple nada menos que veintidós ediciones ejerciendo como plataforma de lanzamiento de nuevas bandas y promoviendo la música de vanguardia en nuestra Región.

Así, a eso de las 00:10h y sobre un escenario que estaría dominado por una amplia pantalla tras la cual, y en un plano superior, se ubicó una mesa de mezclas, los miembros de La Casa Azul aparecerían ante la multitud, cual personajes de un cómic de ciencia ficción o tripulantes de una futurista nave espacial, uniformados de negro y portando amplias viseras de cristales ahumados coronadas por cascos de color blanco.

De este modo, con Guille Milkyway a los mandos de la misión y los músicos ya en sus puestos haciendo sonar los motores del concierto, el viaje sideral por el universo tecno-pop de La Casa Azul daría comienzo con Podría ser peor; única canción que sería interpretada a modo de anticipo del que será el nuevo álbum de la banda, que llevará por título “La gran esfera” y cuyo lanzamiento se espera para finales del presente 2017.

Entonces, partiendo del que habrá de ser el último trabajo de la formación, Milkyway pondría rumbo hacia los discos anteriores de La Casa Azul para ofrecer al público un repaso, completo y variado, de su trayectoria. En consecuencia, brindando temas tan frescos y efervescentes de su discografía como Chicle Cosmos, No más Myolastan o Siempre brilla el sol, pronto la formación haría que rompieran a bailar las más de tres mil personas congregadas en el auditorio murciano.

Sin embargo, a pesar de que el recital tendría un indiscutible y contagioso carácter festivo, también es cierto que Milkyway sabría bajar el tempo y acompasar el ritmo vertiginoso de la velada ofreciendo al respetable momentos de mayor intimidad en los que, solo al piano, interpretaría canciones como Yo también y Como un fan. De esta manera, con el público coreando como si se tratara de un himno los acordes de piano de Superguay, el concierto se adentraría en su segunda mitad como una exhalación, o, mejor dicho, como una verdadera revolución.

Y es que, no en vano, serían temas de ese LP, “La revolución sexual”, los que tendrían un mayor peso en la fase decisiva del recital. Así, encarando la recta final de la velada sonarían piezas como El momento más feliz, Esta noche solo cantan para mí y, sobre todo, la homónima La revolución sexual con la que, como era de esperar, se desataría la locura en un Festival Lemon Pop que acabaría completamente rendido a Guille Milkyway y a su fantástica Casa Azul.

ACCEDE A LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO PINCHANDO AQUÍ.

Noise Box, Luna y Perro muerden con fuerza el Lemon Pop

Crear: 09/02/2018 - 13:08

Este viernes -en un Auditorio Parque Fofó que, como cada año, se llenaría de miradas, saludos, conversaciones y risas para celebrar el reencuentro del público murciano consigo mismo y con la música en vivo tras el verano- el Festival Lemon Pop desarrolló la primera de sus dos jornadas grandes poniendo en liza un variado y atractivo cartel entre cuyos nombres destacarían los de Noise Box, Luna y Perro.

Así, concluido el delicado e íntimo recital que dio el reputado Fino Oyonarte para abrir el festival cuando aún brillaba el sol, los focos se encenderían por primera vez para dar la bienvenida al escenario del Lemon a la que es una de las bandas murcianas más respetadas y reconocidas tanto dentro como fuera de la Región: Noise Box. De este modo, con el carismático Jesús Cobarro a la cabeza, la formación ejecutaría un espectáculo ágil, rápido y, sobre todo, contundente en el que, junto a los temas pertenecientes a su celebrado LP “Every picture is when you were younger”, también se darían a conocer nuevas piezas como Like a girl, que darán forma al próximo álbum de esta excelente banda de rock alternativo.

Más adelante, superada la actuación de los siempre inclasificables Murciano Total, el recinto del festival acogería una de las mejores entradas de la velada para vivir el concierto de Luna; grupo neoyorquino fundado en 1991 que, tras una década de parón, volvió a la actividad en 2015 y ya en 2017 editó un interesante álbum de versiones titulado “A sentimental education”. De esta forma, capitaneada por Dean Wareham, la banda norteamericana brindaría al público murciano un repaso a su carrera en el que se darían la mano el pop, el rock, el soul y el folk. Sin duda, una colección de géneros más que estimulantes con los que Luna completaría un recital impecable en lo técnico que, sin embargo, pareció ir de más a menos conforme el ritmo de las canciones fue decayendo.

Por eso, para retomar el pulso al festival y darle un buen mordisco a la noche, nadie mejor que una banda que incluso antes de comenzar su concierto ya avisaría al personal a través de la pantalla situada tras el escenario: “El show que van a presenciar contiene imágenes que pueden herir su sensibilidad”. Así, con el público que llenaba la amplia pista del Fofó cayendo en la cuenta de que el que avisa no es traidor, sino Perro, el recital de los murcianos arrancó -tal y como requería la cita- con una soberana descarga de electricidad que puso a bailar a todos desde el primer minuto.

No en vano, esgrimiendo con violencia ese punk-pop de sonido desgarrado, ritmo frenético y letras surrealistas que han convertido a Perro en uno de los grupos más solicitados por los festivales de media España, la banda dibujaría con trazo grueso y entrecortado la trayectoria de un espectáculo vibrante que fue de más a más y en el que serían especialmente coreadas canciones como Celebrado primo, Ediciones Reptiliano, Catán o La reina de Inglaterra.

Más adelante, pasado el momento de mayor intensidad y afluencia de público, el festival se encaminaría hacia el final de su primera gran noche guiado por Los Pilotos; banda electrónica formada por los planetarios Banin Fraile y Florent Muñoz que se antojaría especialmente cualificada para ejecutar un aterrizaje que sería culminado con éxito más allá de las 2:30h.

Suscribirse a Festival Lemon Pop