Lemon Pop

Una noche en el Lemon Pop

Dom, 07/09/2014 - 12:13 -- Miguel Casas

El pasado viernes se celebró en el Auditorio Parque Fofó de Murcia la 19º edición del festival Lemon Pop con la presencia de los grupos: Spook School; Vacaciones; Murciano Total; Nunatak; Helen Love; The pains of being pure at heart y French Films.

El Lemon Pop es una de las citas musicales más agradables del año en Murcia. No en vano alrededor de este festival suelen confluir una serie de factores y alicientes que lo hacen ser invariablemente, y año tras año, una fecha marcada en rojo en el calendario de los amantes de la música, y de todo lo demás, en Murcia.

Sin embargo, para los que no hayan ido nunca, o para los que hayan ido alguna vez y no compartan en absoluto mi opinión, o incluso para los que hayan ido y sí compartan mi opinión, antes de seguir, razonaré brevemente cuáles son esos factores y alicientes que rodean al festival y argumentan mi satisfactoria opinión.

En primer lugar, se da el hecho de que ya estamos todos de vuelta en la ciudad después del veraneo de rigor; en segundo lugar, se da el hecho de que acostumbramos a venir con las pilas cargadas y con muchas ganas, pero no de trabajar, sino de pasárnoslo bien; en tercer lugar, se da el hecho de que podemos disfrutar de las noches más fresquitas, o menos bochornosas, de comienzos de septiembre; en cuarto lugar, se da el hecho de que el Lemon suele reunir en sus carteles elencos de grupos variados y amenos; en quinto lugar se da el hecho de que se suele celebrar en escenarios al aire libre y tan cómodos y accesibles como el Murcia Parque o el Parque Fofó (no confundir); en sexto lugar se da el hecho de la correcta organización en los accesos, en la seguridad y, lo más importante, en las barras; y en séptimo y último lugar, se da el hecho del precio tan razonable y popular de las entradas (gratuito).

Por si todo lo anterior fuera poco, aún debemos sumar un detalle más, que no sabría decir si es consecuencia de todo lo expuesto o precisamente es su causa: me refiero al extraordinario ambiente que suele reinar en el recinto del Lemon durante los conciertos año tras año.

En realidad no es fundamental el nombre de los grupos, de hecho la mayoría suelen ser desconocidos para el gran público, y para el pequeño público también. En realidad tampoco es determinante la óptima calidad de sonido, de hecho todos sabemos que el sonido regulero del festival es un clásico más. En realidad no es esencial el tipo de música que caracterice a los grupos, algunos hacen popi, otros brit pop, otros electro pop, otros tonti pop, otros power pop, otros punk pop, otros electro punk pop, otros pop con reminiscencias del pop de los 60, los 70 o los 80… Pero todo eso no importa. Todo eso es accesorio, no es fundamental ni determinante ni esencial.

En el Lemon Pop lo que importa es que vamos a pasárnoslo bien, a disfrutar de una velada agradable, a gozar de la compañía y de las perspectivas, a charlar con los amigos, a beber sin prisas, a escuchar a grupos en vivo, a sentarnos, a apoyarnos en la barra, a darnos una vuelta cuando nos apetezca, y a hacer todas esas y muchas cosas más mientras, de reojo, miramos hacia arriba para darnos cuenta de que el cielo de vez en cuando también sabe lucir cómplice y estrellado.

En cuanto a lo estrictamente musical, debo decir que yo sólo estuve presente durante las actuaciones de Nunatak, y Helen Love (me habría gustado ver a Vacaciones, pero ya habían tocado). En mi descargo debo decir que pocos, ni siquiera los críticos profesionales, son capaces de aguantar las más de 5 horas que dura el Lemon. Sobre los dos grupos que vi diré rápidamente que Nunatak me pareció un grupo que practicaba una música correcta, pero anodina y carente de particularidad. Sonaban bien, pero ni fu ni fa. Además su cantante irritaba mucho cuando se entregaba con demasiada e injustificada alegría a los excesos vocales durante periodos de tiempo que se volvían interminables. Quitando eso, me gustaron bastante. En cuanto a Helen Love, mucho estatismo sobre la escena y mucha velocidad musical. Electro Punk con gafas de sol, canciones tocadas rápidas y cantadas rápidas. Seguro que a Joey no le disgustaría…

Concierto de Vetusta Morla. ¡Y hasta el lemon que viene!

Dom, 14/09/2014 - 13:34 -- Juanma Flores

En la noche del jueves tuvo lugar uno de los conciertos más esperados de la Feria de Murcia. El gran cierre del Lemon Pop de este año traía a Vetusta Morla como principal atractivo, y ya desde primera hora se pudo comprobar la gran expectación que se creó alrededor del Cuartel de Artillería por ver a los madrileños en su nueva gira después de estrenar el álbum “La deriva”.

A Vetusta Morla los precedieron los murcianos Adios Nicole y la chilena Francisca Valenzuela. Las actuaciones de estos teloneros se desarrollaron con cierta polémica entre algunos asistentes que, bien porque en sus entradas de Ticketea sólo se reseñaba a Vetusta Morla a las 21:30h, bien porque en los carteles promocionales sólo se anunciaba a Adios Nicole como único artista invitado, protestaron por lo que consideraron un tiempo de espera excesivo y no anunciado. Sin embargo, hay que reconocer que todo sucedió según el programa definitivo que el Lemmon Pop había dado a conocer en su presentación y a través de su página web oficial.

Así pues, sobre las 23:45h, dio comienzo el esperadísimo concierto de los Vetusta. Empezaron por todo lo alto con el tema “La deriva”, que da título a su último disco, y fueron alternando con acierto las canciones más recientes con las ya clásicas de los discos anteriores. Conforme avanzó el concierto, Vetusta Morla fue demostrando el momento dulce en el que se hallan, no en vano, a día de hoy, hay pocos grupos en el panorama del indie-rock nacional capaces de realizar un espectáculo de esa magnitud. El recital continuó mientras en algunas canciones la iluminación proyectaba sobre la fachada del Cuartel de Artillería una sombra gigante con los movimientos de Pucho. Estos efectos y otros más hicieron las delicias de muchos espectadores que se apresuraron a captarlos con sus teléfonos móviles. El ambiente fue in crescendo con temas como “Sálvese quien pueda”, “Valiente” o “La cuadratura del circulo” hasta poner el colofón con “Los días raros”.

Como conclusión podemos afirmar que no decepcionaron. Vetusta Morla es una banda de culto que ha alcanzado una espléndida madurez. Así, Con un sonido contundente y arropado por unos músicos experimentados, todos pudimos disfrutar de un Pucho muy en forma mostrando registros vocales que pocos cantantes pueden alcanzar en la actualidad. Por otra parte, el público, que se mostró en todo momento muy entregado, quedó con ganas de más al término del concierto, como puso de manifiesto la resistencia con la que muchos fueron abandonando el recinto mientras coreaban “Saharabbey Road”, canción que se quedó en el tintero y se echó de menos. Aunque bueno, seguro que si Vetusta vuelve pronto por estas tierras con un espectáculo de este nivel les perdonarán sin problemas que no la hayan incluido en el repertorio de esta gira.

Suscribirse a Lemon Pop