Microsonidos

La habitación roja pone un grandioso broche al inicio del Microsonidos

Lun, 19/01/2015 - 10:26 -- Juanma Flores

El pasado fin de semana dio comienzo en nuestra ciudad un año más –y ya van ocho- el festival Microsonidos. Una iniciativa que nos permitirá tener los fines de semana en nuestros escenarios, durante casi tres meses, una gran variedad de conciertos. En el tiempo que lleva de vida, siempre ha buscado presentar una atractiva propuesta de grandes grupos de los circuitos no comerciales, combinados con grupos locales emergentes. Y de este modo, el viernes 16, lo inauguraban los catalanes Mishima y el proyecto murciano de La Josephine en la sala 12 y medio de Mariano Rojas, escenario principal de la mayoría de los conciertos que se llevarán a cabo.

Hace unos años, cuando el mundo mediático de la música funcionaba de otra manera,   muchos grupos actuales, sobre los que ahora se les ha colocado la etiqueta de grupos  indies o alternativos –con su parte de injusticia como ocurre con todas las etiquetas- no habrían tenido problemas para sonar entre el gran público y tener un conocimiento de mucho más alcance entre el espectador medio. Pero lo cierto es que sin ese acceso a las grandes plataformas como la televisión o las radiofórmulas,  ahora, en la era de internet, muchos han conseguido hacerse un hueco a base de constancia y talento.  

Un buen ejemplo de estos grupos es La habitación Roja. Los valencianos, que llevan un tiempo girando por todo el país con su último trabajo La moneda en el aire, tienen una trayectoria muy extensa y exitosa por la escena alternativa. Con muchos años y discos a sus espaldas, son ya un clásico de las salas indies y de los grandes festivales de verano. En los cuales, se está demostrando que cada vez son llenados por más publico para ver a artistas como ellos, y que estas propuestas musicales tienen una gran cantidad de seguidores detrás, pese al comentado silencio mediático. Ellos mismos, en su mítica canción  Nunca ganaremos el mundial homenajean a estas personas o grupos musicales que no van a conocer el éxito masivo, pero que de forma modesta hacen cada día las cosas con amor e ilusión, y pese a no llegar a esos grandes logros de lo que se entiende erróneamente hoy día por éxito, si que te emocionan con cada pequeña conquista. Se puede decir, viendo su trayectoria y conciertos como del que hoy hablamos, que hay otro mundial, el de hacer las cosas de forma auténtica, que sí lo tienen bien ganado.

Buena muestra de la reflexión anterior, es que las entradas del concierto que tenían programado para el sábado 16, en la sala 12 y medio, se agotaron rápidamente y decidieron repetir sesión para el día siguiente. Así, los que tuvimos el privilegio de asistir a la sesión del domingo pudimos disfrutar de una grandiosa velada. A diferencia del día anterior, que calentó el ambiente previo el artista murciano Alex Tired presentando su primer disco titulado Nevermore, esta vez salieron ellos directamente ofreciéndonos la degustación de lo que lo que sería un lujoso gourmet.

Abrieron de una forma arrolladora con Tanto por hacer, de su último disco y con Siberia y El resplandor de su disco Fue electrico, y continuaron haciendo un gran selección de su discografía combinando exitos ya clásicos junto con las nuevas. Se mostraron en todo momento simpáticos, creando un ambiente muy cálido en la sala y, dado que era una segunda sesión, también admitieron alguna petición a parte del repertorio habitual que tocan en esta gira. De la misma forma, admitieron que alguna vez le gustaría plantearse el reto de tocar una vez todas y cada una de las canciones de su discografía en un sólo concierto, porque lo cierto es que con tan extensa discografía de calidad, siempre hay algunas joyas que no caben en una actuación convencional. Entre los comentarios que realizaron entre canciones nos avanzaron a los allí presentes las canciones que han seleccionado para estar incluidas en su nuevo recopilatorio que verá la luz en breve.

Especiales fueron los momentos en que sonaron temas como Si tu te vas, Indestructibles o Voy a hacerte recordar. Y dieron cierre a su soberbia actuación con una recta final en la que incluyeron los éxitos de La noche se vuelve a encender, Ayer, con bajada del escenario entre el público y posterior subida a la barra de Jorge Martí incluida, a la par que toda la sala la coreaba al unísono. Y finalmente, acabaron con Los últimos románticos. En lo que fue una sublime culminación del primer fin de semana, de los muchos que nos esperan, de este Microsonidos 2015.

Nunatak, Royal Mail, Babel y la luz en sus voces

Sáb, 07/03/2015 - 17:36 -- Juanma Flores

La banda cartagenera Nunatak, una de las más prometedoras de la última hornada de grupos que están viendo la luz en la Región, ha iniciado una gira conjunta con el grupo granadino Royal Mail en la que visitarán diferentes ciudades españolas. La primera parada de esta gira, bautizada con el nombre de Fuimos demoscópicos, tuvo lugar ayer, viernes, en la Sala 12&Medio de Murcia dentro de un Festival Microsonidos 2015 que, a pesar de haber cruzado ya el ecuador de esta edición, aún contará de cara a su último mes con algunas citas más que interesantes.   

La apertura de la velada fue labor del grupo murciano Babel, invitado para la ocasión en este concierto, y que brindó un inicio muy agradable mostrando un gran dominio de las guitarras y haciendo un rock muy elegante y pegadizo con pinceladas rockabilly y funky. Una propuesta firme que, sin duda, habrá que seguir de cerca. 

Después fue el turno de los Royal Mail, una banda que comparte, además de gira y amistad, una trayectoria y proyección similares a Nunatak, aunque con un estilo musical diferente. Los granadinos ofrecieron tres cuartos de hora de un britpop  muy melódico y variado en el que hicieron gala de un sonido muy trabajado en unas canciones en inglés que te trasladaban, inevitablemente, al recuerdo de la tradición iniciada por nombres como The Smiths, Oasis y tantos otros que inundaron la escena británica en los 90 y los 2000.

Durante toda la actuación, la voz del cantante mostró una gran solvencia y elegancia en unos temas muy compactos, los cuales a su vez exhibieron una abundante parte instrumental que puso de manifiesto la gran calidad que atesoran todos los miembros de la banda. Éstos aunaron en su repertorio unas pegadizas melodías y unos buenos coros que, junto con esa mencionada solidez instrumental, acabaron levantando los aplausos del público y dejando una sensación de que estábamos ante una banda con un gran horizonte.

A eso de las 00:30h irrumpieron Nunatak en el escenario de la Sala, que a esas alturas ya contaba con unos nada desdeñables tres cuartos de entrada, y, después de un breve ajuste técnico, empezaron el que sería el gran concierto de la noche. Sin duda, los murcianos viven un momento dulce y se nota que están en alza. Y es que su selección para el SOS 4.8 y para el FIB confirma que gustan mucho.

Por todo ello, justo sería que se les abrieran más posibilidades de expandir por más escaparates de ese tipo su sonido cuyo estilo Folk-pop cautiva desde del primer momento, causando un gran magnetismo ayudado por el característico protagonismo de su ukelele y de su trompeta, los cuales evocan reminiscencias de grupos como Beirut. Sin duda, los murcianos transmiten una gran positividad con su propuesta y, así, hicieron disfrutar de lo lindo al público allí congregado.

Si la banda empezó su concierto con La cuarta dimensión y Luna, también unieron al repertorio, integrado principalmente por canciones de su primer EP y de su disco Nunatak y las luces del bosque, dos versiones, una de Jonnhy Cash y otra de Carlos Madrid, además del estreno de un tema nuevo que formará parte de su próximo disco. En definitiva, un repertorio de lo más completo y variado en el que destacaron temas tan buenos como la especialmente hermosa Luz en su voz o Soy viento, soy fuego, con la que acabaron un recital que dejó un grandísimo sabor de boca.

Así, sólo queda desearles la mejor de las suertes para esta gira que emprenden y recomendar a los que tengan oportunidad de ir al SOS 4.8, en el que los podrán ver de nuevo, que no se los pierdan.

Galería de fotos

Clara Plath brilla en la oscuridad

Crear: 04/01/2019 - 01:14

Gran expectación, la que levantó este sábado en La Yesería Bar el regreso a los escenarios de la banda murciana Clara Plath tras un año y medio de silencio debido a la paternidad que, poco después de su participación en el XXII Festival Lemon Pop, estrenaron juntos y comparten desde entonces sus dos miembros fundadores: Roberto López y la propia Clara.

Así, de nuevo ante los focos de la música en vivo gracias a la iniciativa del Festival Microsonidos, Clara Plath formando como dúo haría acto de presencia en el popular local de la calle Santa Quitería a eso de las 22:30h justo antes de ocupar sus posiciones a los costados de una amplia pantalla sobre la que se proyectarían diversas instantáneas a lo largo de la velada.

De este modo, proponiendo un concepto de espectáculo mucho más íntimo y sosegado que en la anterior etapa del grupo, Clara Plath articularía alrededor de las imágenes congeladas elementos tales como los teclados, las programaciones, las guitarras y, cómo no, la profunda voz de la cantante para tejer una atmósfera visual y sonora óptima al abrigo de la cual se irían presentando un buen puñado de los temas que formarán parte de su nuevo disco; cuarto trabajo de la banda que, bajo el título de “Oscura”, verá la luz -o, mejor dicho, la oscuridad- en los próximos meses.

En consecuencia, con el público envuelto por la densa espiral creada desde la escena, la banda desarrollaría un repertorio en el que las nuevas canciones compuestas ya en español de “Oscura” se alternarían con una selección de piezas extraídas de sus tres primeros álbumes y que serían reinterpretadas en clave acústica, aunque con múltiples arreglos electrónicos. Así, poniendo el énfasis en la presentación de temas como La sombra, Hotel Honduras o Autopsia, que sonaron por primera vez en directo deliciosamente siniestros, sugerentes e incisivos, Clara Plath no se olvidaría de rescatar aquellos antiguos hitos que, como Over me, I´m special o Second floor, mejor podrían adaptarse a su actual propuesta.

Finalmente, tras casi una hora de recital que culminaría con la versión de Truly, de los estadounidenses Cigarrettes after sex, la banda daría por terminado su esperado retorno a los escenarios entre los aplausos de un público que, siguiendo prácticamente a oscuras buena parte del concierto, acabaría convencido de que es precisamente así -en la oscuridad- como mejor se puede apreciar el brillo de las virtudes que atesora Clara Plath.

Suscribirse a Microsonidos