SOS 4.8

Xoel López, pop atlántico bajo el sol mediterráneo

Sáb, 02/05/2015 - 18:55 -- Andrés Cascales...

Nada más terminar la actuación en el Escenario Radio 3, y casi sin tiempo para llegar a la primera canción, comenzaron a sonar desde el Escenario Estrella de Levante -el principal- los acordes de la recordada Que no para abrir por todo lo alto el concierto de Xoel López. Sin duda, una de las citas más relevantes del Festival, que por su categoría seleccionamos como la segunda de nuestro itinerario, y que por su importancia llegaría a reunir a más de 10000 personas alrededor suyo a eso de las 19:30h.

Ya calientes, no sólo por el arrollador inicio, sino sobre todo por el implacable sol mediterráneo que a esas horas caía a plomo sobre todos los presente, Xoel y su banda decidieron largar velas y poner proa en busca de las melodías más suaves y acompasadas del pop atlántico que el gallego lograra sublimar allá por 2011 tras su larga aventura vital americana. Así, llevados por temas como Desafinado amor o La gran montaña, pronto el recién iniciado recital comenzó a transitar por unos cauces más íntimos, reflexivos y evocadores.  

A continuación Xoel presentó Todo lo que merezcas, una nueva, interesante y animada canción con aires de ranchera que, a pesar de su cobertura musical ciertamente romántica, encerraría una letra llena de fina ironía y despecho. Tirando de temas con mayor solera caminamos por las veredas de Buenos Aires y asistimos a la luminosa Reconstrucción, toda una confesión vital, emocionante y valiente, que logró conectar profundamente con el público. La melancolía, la añoranza, el viaje sin fin y sin final, y hasta el desamor más desconsolado fueron evocados por Tierra y Por el barrio viejo justo antes de que Xoel presentara otro nuevo tema, A serea e o mariñeiro, un auténtico cantar galego que conectaría al músico con la poesía de Rosalía de Castro y nos haría recordar la mítica Tristura que, con letra de la poetisa, ya compusieran Los Piratas para su cerrar su memorable Manual para los fieles.

Sin dejar de navegar por las latitudes atlánticas de la música de Xoel López, nos dejamos llevar por la guitarra española, la melodía suave, y los coros de El hombre de ninguna parte. Y tras Caballero, el gallego volvió a obsequiarnos con otra nueva perla –no ensangrentada- de su nuevo cultivo de composiciones, Yo solo quería que me llevaras a bailar, una canción que por su aire retro, su ritmo bailable y su vocalización en falsete evocó a la música dance de los 70 mostrando una innegable vocación de single.

Ya en la última parte del recital, Xoel encaró la breve recta final con Historia universal para acabar culminando con Piedras y arena mojada. Así, en definitiva, tal y como esperábamos, pudimos certificar la categoría de un concierto que satisfizo sobradamente las expectativas y que sirvió para constatar, una vez, más la calidad y la profundidad de una de las trayectorias musicales más sobresalientes de su generación. 

Etiquetas: 

Supersubmarina puso su "Viento de cara" en el caluroso viernes del SOS 4.8

Sáb, 02/05/2015 - 19:07 -- Juanma Flores

Una de las citas más esperadas en esta edición del SOS 4.8 era la actuación de Supersubmarina que tuvo lugar en la jornada del viernes. Y es que los jiennenses son un grupo que vive un momento álgido, ya que desde la edición de su primer disco, hace poco más de 5 años, no solo se han consolidado en el dificil mundo musical, sino que se han alzado como una de las bandas con más fuerza del panorama nacional.

Por eso, los andaluces eran una parada obligada dentro del festival, y por eso acabarían demostrado ser merecedores de la atención generada alrededor de ellos. Y así, poco antes de las 21:00h, en el escenario Estrella de Levante, ya estaba congregada una auténtica multitud que casi llenaba el recinto. Minutos más tarde, con los últimos rayos de sol iluminando el escenario, Supersubmarina dieron comienzo al concierto mientras las colas de personas se agolpaban en las puertas de acceso para terminar de llenar la expanada principal del SOS, que, ya a mitad de concierto se mostraría totalmente llena.

Empezaron los andaluces su concierto con una fuerza inusitada gracias a temas como Samurai, Ana o Tecnicolor, que lograron enfervorizar al respetable desde el comienzo para ponerlo a saltar y a bailar a tope. No se enrollaron en discursos porque, como ellos mismos dijeron: "hay que aprovechar el tiempo limitado de estos festivales, así que vamos a tocar". Y a fe que lo hicieron, porque se marcaron una de las actuaciones más animadas del SOS. Las canciones se sucedían a un ritmo vertiginoso y casi sin descanso mientras el respetable por su parte las disfrutaba coreando y saltando de lo lindo. De esta forma pudimos escuchar algunos de los hits de sus inicios, algunos de ellos convertidos ya en clásicos, como Puta Vida, Supersubmarina  o Kevin McAllister.

Así, los jiennenses demostraron una madurez y un empaque instrumental que pocos grupos poseen hoy día. Y es que no hay muchas bandas capaces de llenar un recinto de estas características y ponerlo a saltar al unísono desde el principio hasta el final. Además, a  mitad del concierto los músicos fueron introduciendo más temas de su último disco, Viento de cara, como la homónima y melódica canción que le da titulo, Arena y Sal y Algo que sirva como luz, los cuales demostraron mantener sin problemas la intensidad de composiciones anteriores.

Para terminar, Supersubmarina dejaron grandes canciones como En mis venas y Cientocero, con las que lograron, una vez más, levantar al público y ponerlo a corear por todo lo alto el que se puede decir que sería uno de los conciertos más intensos del festival. Como conclusión, sin duda hemos de reconocer que los andaluces dejaron las expectativas más que satisfechas y que derrocharon una fuerza y un poderío que, a falta de los otros platos fuertes que aún quedaban por llegar, hicieron las delicias de todos cuantos los vieron.

La elegancia de Morrissey encandiló al SOS

Dom, 03/05/2015 - 11:16 -- Juanma Flores

A eso de las 22:40h, con puntualidad británica, como no podía ser de otra manera, salió al escenario Estrella de Levante Steven Patrick Morrissey. El antiguo líder de The Smiths partía como cabeza de cartel de esta edición 2015 del SOS 4.8. Y era, por tanto, una cita que hacía imprescindible hacer acto de presencia junto al escenario y para comprobar lo que tendría preparado el genio inglés.

Se habían comentado previamente sus exigencias de tocar en sitios donde no se venda carne, amen de sus anécdotas de cancelar actuaciones en festivales en los que los puestos de comida exhalaban un copioso humo de cocina cuyo aroma llegaba a los escenarios. Se dijo que el festival, como detalle al astro británico, pararía la actividad culinaria de los numerosos puestos de comida durante su actuación, extremo que ante tanta gente congregada a esas horas en el recinto durante el concierto desde aquí no pudimos confirmar. Pero bromas aparte sobre peticiones extravagantes de las estrellas de la música, cabe decir que pudimos asistir a una soberbia actuación digna de un artista de la champions league de la escena internacional.

El gentleman destila a la par que una elegancia y un dominio total de la escena, una voz poderosa y unas melodías que enganchan, que componen los numerosos temas míticos de su extensa discografía. Su banda da muestras de estar formada por unos músicos top, entre los que se aúnan virtuosos de varias nacionalidades, y se daba muestra de esa calidad y riqueza en el sonido conseguido en cada canción. En las zonas cercanas al escenario no cabía un alfiler, y siendo siempre difícil establecer una estimación de la asistencia, sí se puede decir que cada vez que en las pantallas gigantes se veía una panorámica el recinto lucía lleno.

Empezó fuerte el recital haciendo una gran interpretación de Suedehead mientras dejaba prendado al respetable. Y fue desgranando una secuencia de éxitos durante todo el concierto deliciosamente ejecutados, así la gente pudo corear First of the gang to die, Everyday is like Sunday, Scandinavia y tantos otros. Durante el concierto se proyectaban diferentes imágenes, entre las cuales se destacó, como homenaje, las de Ben E. King, legendario cantante creador de la mítica Stand by me, tristemente fallecido durante el día de ayer. Asimismo, entre dichas proyecciones removió las conciencias mostrando la muerte de toros mientras tocaba The bullfigher dies y  la de animales en general al tiempo que interpretó Meat is murder de The Smiths, haciendo gala de su característico activismo vegano antes comentado.

En definitiva, una actuación sobresaliente de un genio único, que dejaba un gran sabor de boca en la jornada del SOS 4.8. Aún quedarían más sorpresas durante la noche, pero ya solo por este gran concierto se puede dar muestra de por qué el festival ha alcanzado estos niveles de grandeza.

Etiquetas: 

The Vaccines, Crudo Pimento y Palma Violets destacaron en la primera jornada del SOS

Dom, 03/05/2015 - 14:57 -- Javier Brooklin...

Foto: Crudo Pimento durante su concierto

La noche del viernes del SOS 4.8 2015 fue una de las más intensas que se recuerdan en los últimos años. En cuanto a cantidad y calidad se aunaron una gran serie de conciertos que conformaron un primer día inigualable, por eso se hace inevitable y de justicia comentar algunas de paradas musicales que dejaron un mejor sabor de boca durante la noche.

Una de esas citas bastante destacadas dentro de esta primera jornada fue la actuación ofrecida por Crudo Pimento. Empezaron su concierto sobre las 22:00h, cuando aún estaba terminando Supersubmarina. Los que optaron por acercarse al escenario Jägermusic, los cuales aún conservaban el subidón de la potente actuación del grupo jienense, se pudieron enganchar sin problemas al radical ritmo de los murcianos y continuar con sus ánimos por todo lo alto. Los que no los habían visto antes quedaron impactados por su radical y original propuesta. Música de raíz cantada con una desgarrada voz y una gran crudeza que hace honor a su nombre, y tocada con múltiples instrumentos originales de fabricación casera. Quien pasaba cerca de su actuación no dudo en quedarse al gran espectáculo, y ya a mitad del concierto bailaban con sus ritmos salvajes y pegadizos los asistentes a un escenario Jägermusic, el hermando pequeño de los tres que conforman el festival, que lucía sin embargo totalmente lleno. Un gran triunfo que hizo las delicias de los asistentes del festival.

Otro momento a destacar fue el concierto que dieron Palma violets, los que se decidieron por hacer acto de presencia en el escenario Radio 3 poco después de la media noche pudieron disfrutar de un britpop de lo más autentico de una de las bandas británicas con mayor proyección del panorama musical. Los londinenses congregaron a un numeroso público, y ofrecieron un concierto de poco menos de una hora muy animado, con un característico toque punk de la más pura tradición británica, que sigue la senda de grupos como Artic Monkeys o The Libertines. Deslizarón con potencia las guitarras y se mostraron simpáticos e irreverentes haciendo disfrutar al público de lo lindo.

En el escenario Estrella de Levante, después de las actuaciones de Morrissey y Metronomy comenzaron sobre las 2:00h The Vaccines, los cuales ofrecieron un recital auténticamente triunfador. Quizá fue injusto verse relegados de los horarios más centrales, hecho que te priva del lleno total que vive el recinto en las horas centrales. Aún así, para los más selectos musicalmente, incluso después de los numerosos conciertos antes vividos, era una de las citas que más expectativas levantaba. Habría muchos que seguramente los conocían por If you Wanna -la pegadiza canción del famoso anuncio de Estrella Damm del pasado verano-, pero lograron juntar una numerosa legión de espectadores y demostraron que no andan faltos ni muchos menos de otras grandísimas canciones como Noorgard o Teenage icon -con la que empezaron el concierto por todo lo alto-, demostrando ser una de las bandas con un futuro más prometedor por la primera división de la música internacional. 

Un grupo con argumentos sólidos y, sin duda, los que pusieron más rock en el festival, con una gran fiereza y potencia en sus guitarras. Introdujeron canciones de su nuevo disco que mantuvieron el nivel de los éxitos que el público conocía, de las cuales veremos más de una seguramente en las listas de hits de estos próximos meses. Y finalizaron, así, una actuación sobresaliente que completaba con autentico broche de oro una jornada inicial del SOS 4.8 totalmente espectacular.

 

Unos impecables Dorian desataron su tormenta de arena en Murcia

Dom, 03/05/2015 - 20:09 -- Javier Brooklin...

Después de la fantástica jornada que se vivió el viernes en el SOS 4.8, la jornada del sábado se presentaba también con puntos bastante interesantes. Uno de ellos nos iba a llevar a establecer una parada en el concierto que ofrecían Dorian a las 20:15h en el escenario Estrella de Levante. Y es que los barceloneses son una apuesta segura, hecho que cualquier “soser” experimentado conocía, y  por eso allí, poco antes de su comienzo, las zonas aledañas al escenario ya se encontraban considerablemente nutridas por una gran cantidad de espectadores dispuestos a vibrar.

Su receta es triunfadora, indie con un toque electrónico y futurista que crea una atmósfera iniguable,  letras directas que los más fieles conocen a la perfección para corearlas, y unos hits rompedores que se han convertido en auténticos himnos situados ya en la historia moderna de la música nacional. Esta vez, acompañados por una instrumentación de lo más cuidada que incluía violines, los barceloneses lograrían ofrecer un sonido mucho más embriagador que vino a sumarse, como valor añadido, a su habitual conjunción musical para acabar produciendo un efecto de lo más sobresaliente.    

Así, Dorian mostraron una puesta en escena genial mientras fueron desgranando uno a uno su estimable repertorio de temas entre los que no pudieron faltar los imprescindibles La mañana herida y Cualquier otra parte. Ya en los últimos compases del recital, los barceloneses lograrían culminar su espectáculo con el ya clásico La tormenta de arena, que sumió al SOS en un éxtasis de saltos y coros para deleite del público. De esta forma, podemos concluir que no se equivocaron quienes optaron con reservar una parada en el festival para esta actuación, ya que cubrió ampliamente las expectativas convirtiéndose en uno de los eventos más destacados de la segunda jornada del Festival. 

Lori Meyers ilumina el SOS 4.8 en la noche del sábado

Dom, 03/05/2015 - 21:27 -- Miguel Casas

Aún ardía la calle al sol de poniente cuando comenzó a colarse con notable persistencia en las conversaciones de los asistentes al Festival SOS 4.8 el nombre de un grupo que, por fortuna, se ha convertido en habitual en esta cita musical murciana, el nombre de los granadinos Lori Meyers. Posiblemente, la banda de ámbito nacional que con más brillantez ha sabido crecer, a base de perseverancia, carretera y conciertos, hasta llegar a  ser faro e iluminar, en una de las épocas más oscuras para la difusión de la música de verdad en nuestro país, a toda una generación de nuevos grupos que, etiquetados con el ambiguo y muchas veces despectivo nombre de indis, han venido a renovar y revitalizar nuestra gastada y acorralada escena musical española.

Así, no sólo por la expectación creada entre el público, sino principalmente por lo que esta banda -joven, pero tremendamente experimentada- ya significa en la historia moderna de nuestra música, decidimos esperar a que cayera la noche como si estuviéramos en una escuela de calor para vivir, apostados desde el mejor lugar y con la mayor atención posibles, el espectáculo que nos venía a ofrecer Lori Meyers y que estaba programado para las 23:10h en el escenario principal del Festival, el Escenario Estrella de Levante.

Y con puntualidad británica, y ante más de 20.000 espectadores, –cuántos equipos de fútbol ya quisieran tener semejante cantidad de público- los granadinos hicieron acto de presencia para comenzar su recital con la canción que dio título a su primer LP, Hostal Pimodán. Pronto, concretamente a la segunda oportunidad, la locura ya se abriría paso entre la concurrencia cuando empezaron a sonar los acordes de la poderosa Luces de neón, tema que fue ejecutado con toda la energía que precisaba justo antes de dar paso a otro de los hitos más conocidos y felices de la banda, Luciérnagas y mariposas.

Con el concierto aún en fase de despegue llegarían dos canciones del último LP de la banda, la primera, la movida Una señal, que a base de ritmo y sintetizadores logró estabilizar el nivel de intensidad de la velada, y, la segunda, la arrolladora Planilandia, que volvió a desatar los ánimos entre los asistentes. Quizá con la intención de poner un poco de pausa, los de Loja aprovecharon entonces para presentar la evocadora Telescopio Hubble en vivo, una canción inédita que recientemente han compuesto para conmemorar el 25 aniversario del célebre telescopio espacial.

Más adelante, llegando al cuerpo central del espectáculo, Lori Meyers hizo sonar otro de esos temas que han conseguido colar en la memoria colectiva de sus seguidores, la melancólica y melódica Tokio ya no nos quiere. A continuación, Funcionará, Mujer esponja, Explícame y La pequeña muerte completarían y cerrarían esta fase del concierto, que podríamos decir que estuvo marcada por los medios tiempos, los arranques instrumentales, los estribillos pegadizos, el protagonismo de las guitarras y el acierto en los coros.

Ya para encarar la recta final, la banda decidió apretar el acelerador con el objeto de imprimir una nueva velocidad al concierto a base de una sucesión de canciones que terminarían por elevar en saltos y deshacer en coros a todos los presentes. Así, Mi realidad, ¿Ahá, han vuelto?, El tiempo pasará, Alta fidelidad y Emborracharme, con la que concluyó el concierto a eso de las 00:30h, fueron las piezas más destacadas de la última fase de este espectáculo. Un espectáculo que, si bien cumplió con las altas expectativas puestas sobre él, no es menos cierto que también dejó a algunos con ganas de más. Y es que hay que reconocer que, aunque los granadinos han podido crecer gracias a los festivales, quizá el formato "breve" -una hora y quince minutos en esta ocasión- que estos eventos requieren de sus conciertos pueda percibirse por algunos como corto para disfrutar en la medida que se merece de Lori Meyers, una banda cuyo repertorio no sólo tiene mucha calidad, sino también mucha cantidad.

En cualquier caso, ponderando como fundamental el papel que los festivales han venido jugando durante los últimos quince años en pos de la promoción de grupos que por su cuenta lo habrían tenido harto complicado para darse a conocer, no podemos sino concluir esta última crónica de la edición 2015 del SOS 4.8 felicitando tanto a la organización, por el fantástico resultado de afluencia registrado, como a Lori Meyers, por su magnífica entrega en directo. Un directo del que esperamos poder volver a disfrutar, como muy tarde, en la próxima edición del SOS.

Citas imprescindibles para un SOS 4.8 2016 que se acerca (I)

Lun, 11/04/2016 - 19:25 -- Juanma Flores

Queda poco para el SOS 4.8, el festival por excelencia de Murcia, que abre la veda de los festivales veraniegos en España. Imprescindible cita para disfrutar cada año de la música y del buen ambiente. Y una vez confirmados los grupos que tocarán en el engalanado recinto de La Fica, los amantes de la música marcan en rojo las actuaciones de esta edición que no se pueden perder. Pero, además, un festival con tal concentración artística siempre da lugar a las sorpresas y descubrimientos que inicialmente no se tenían marcados pero que terminan por merecer mucho la pena.

Desde aquí, no vamos a ser menos y os vamos a recomendar una selección de algunas actuaciones muy a tener en cuenta, que, evidentemente, entre un cartel tan nutrido y variado es subjetiva, como no podría ser de otro modo, pero que se centra en actuaciones que no están en el primer plano del festival.

Y es que, en esta ocasión, grandes cabezas de cartel como Manic Street Preachers, The Libertines, Amaral, Blonde Redhead o Love of Lesbian ya de por sí constituyen una cita imprescindible y poco se puede decir de ellos que ya no se conozca dadas sus trayectorias. También merecerán especial atención los grupos murcianos, muchos de ellos, de los que ya os hemos hablado puntualmente en esta página en otras ocasiones, constituirán otro imprescindible aliciente dada su probada calidad, y  en esta edición vienen liderados por Second, Los últimos bañistas, The Meatpies, The purple elephants, Lofelive, Temas incómodos o Bosco

Así que, para señalaros otras perlas dentro de la pléyade de artistas que compondrán los numerosos conciertos, que tienen menos focos, pero que pueden deparar grandes momentos en el festival os citamos los siguientes:

 Chvrches

El grupo escocés actuará el viernes y será uno de los conciertos más esperados. No tiene una trayectoria tan extensa como algunos compañeros de cartel, pero con solo dos discos a sus espaldas han cosechado un gran éxito y tienen el futuro a sus pies con su atrayente pop electrónico. 

Corizonas

Continuando con las actuaciones del primer día, el grupo surgido de la fusión de Los Coronas y Arizona Baby supondrá una gran ocasión para paladear el rock de típico sabor americano, y además adelantando su disco "Nueva dimensión vital” prácticamente en primicia para el SOS.

Belize

Los navarros ofrecerán una buena oportunidad, también en la noche del viernes, para perderse en las sensaciones oníricas del la música más intimista.

Kiko Veneno

La noche del sábado será una inmejorable ocasión, sobre todo para los más jovenes que no lo conozcan, de escuchar a una auténtica leyenda, autor, desde que empezara su carrera componiendo Volando voy para Camarón, de algunas de las mejores canciones de la música en español de siempre. Valor seguro.

                                                                                                                                   Continuará...

Los Manic Street Preachers encandilaron al SOS

Sáb, 07/05/2016 - 12:58 -- Andrés Cascales...

La jornada inicial del viernes en el SOS 2016 tenía preparado el que sin duda era su plato fuerte de la mano de los Manic Street Preachers. Así, en el escenario Estrella de Levante, a las 21:25h y bajo unas amenazadoras nubes que finalmente no se tradujeron en lluvia, dio comienzo el que sería uno de los conciertos más recordados de las últimas ediciones, ocupando un pedestal equivalente al que llegó Morrissey en la edición del año pasado.

De este modo, con la bandera de Gales presidiendo el fondo del escenario, así como la guitarra de Nicky Wire, y con una enérgica actitud durante todo el show, depararon una más que brillante hora y media de su característico rock comprometido, haciendo las delicias de un público que lo pasó en grande.

En la primera parte, predominaron las canciones de su trabajo Everything must go, en cuya gira del 20 aniversario de la salida del mismo están inmersos. Así, en su recorrido por el disco que los consolidó en lo alto del escalafón de la música de los 90, no faltaron temas como, entre otros, A Design for life o Australia, tocados bajo un sonido impecablemente compacto, y con un saber hacer de una experiencia avalada por una trayectoria brillante. Fueron momentos de muchos quilates, pero lo que vendría después subió el nivel aún más.

Y es que, una vez pasado el ecuador del concierto, el recinto de La Fica ya lucía lleno hasta la bandera con la llegada de los últimos rezagados en la que suele ser una típica hora de aglomeración para la entrada al festival, y, con el sonido de las notas de la mítica Motorcycle emptiness el público se vino arriba y vivió con intensidad el apoteósico tramo final del concierto.

A partir de ahí, ya fue una sucesión de hits en la que no faltaron Your love alone is not enough, así como el momento mágico para poner el broche final con el himno If you tolerate this your children will be next, que fue coreado al unísono por todo el SOS, en un ambiente inigualable que dejó una actuación que irá directamente al olimpo de los memorables momentos de la historia del SOS.

El cometa Love of lesbian entró en la órbita del SOS

Sáb, 07/05/2016 - 15:25 -- Javier Brooklin...

Sí, pasaron como un cometa por el SOS y dejaron toda su poesía. Los barceloneses Love of Lesbian regresaban al SOS en su gira de presentación de su último trabajo: El poeta Halley, un disco temático estrenado este año, y terminaron dejando un grandioso sabor de boca.

Después de lo que había acontecido en el gran concierto anterior de los Manic Street Preachers, en un escenario Inside decorado con un fondo que sugería una constelación estrellada, y con gran cantidad de público agolpado sobre el mismo, salieron al escenario Love of lesbian en otro de los conciertos más esperados de esta edición del festival.  

Comenzaron la actuación con Cuando no me ves, primer sencillo del citado último disco, y con simpático, como de costumbre, Santi Balmes, fueron introduciendo algunos nuevos temas, como Bajo el volcán o Psiconatuas, combinados con clásicos de la banda como Los seres únicos o Belice.

El ambiente fue in crescendo con el desarrollo del concierto, algo, a lo que contribuyo, sin duda, el momento en que sonó la mítica Club de fans de John Boy con la que el público se puso a botar inevitablemente. A esta le siguió Incapacidad moral transitoria, un auténtico hit en potencia que guarda el último disco. Prueba de ello, fue que los asistentes, habiendo tenido poco tiempo aun para conocerla se contagiaban para corearla.

En la recta final del show prosiguieron con El yin y el yen y Maifiesto delirista, para dejar como plato final de un magnifico concierto Si tú me dices ven, yo digo Affleck y Algunas plantas. La hora de espectáculo dejó ganas de mucho más, pero el límite de tiempo que tienen los festivales les hizo prometer un regreso por estas tierras con más calma para saborear un concierto largo. Como con los cometas, habrá que esperar un poco, pero volverá a pasar en el camino de su órbita. Que así sea.

Grandes momentos en la primera jornada del SOS: Chvrches, Corizonas, Toundra, Trepat, Belize…

Dom, 08/05/2016 - 11:56 -- Juanma Flores

Foto: Chvrches

La edición de 2016 del Festival SOS 4.8 se presentó con algunas novedades respecto de otros años. Además de las respectivas al ocio en el recinto de La Fica, en la que se llevó la palma la atracción de los coches de choques instalada este año, en la que los sosers se divirtieron de lo lindo, lo más destacado fue el cambio del escenario segundario –Escenario Inside -, colocado más cerca del principal –de nuevo, Estrella de Levante-.

De este modo, los conciertos se programaron de forma que no se solaparan los de estos principales escenarios, cosa que fue un acierto, pero que, sin embargo, dejaba menos espacio en el secundario para la gran cantidad de asistentes que acudieron a él acudieron en algunos conciertos. En el debe también quedó la subida de unos precios en el recinto, que, si en otras ediciones eran astronómicos, en esta ya superaban los límites de lo prohibitivo.

                                                                     Foto: Belize

En los conciertos vespertinos de la jornada dieron muy buena impresión los navarros Belize, que ofrecieron una gran actuación de pop pegadizo en un escenario Inside, que poco a poco iba ganando afluencia. Muy activos, con gran combinación de voces y un sonido adictivo y bailable que permitió a los que allí se encontraban comenzar arriba de ánimo el festival.

                                                                            Foto: Los Coronas

Interesante fue también el concierto que ofrecieron Los Coronas. La banda ofreció su rock americano en el escenario Estrella de Levante, presentaron canciones de su próximo disco, el cual se estrena la semana que viene, Nueva dimensión vital, en castellano y de gran factura, combinadas con éxitos anteriores, algunos en inglés, dando un gran resultado. Mostraron gran actitud y no defraudaron con su sonido gringo característico en el que no se puede dejar de destacar sus grandes punteos y el sonido de la trompeta.

                                                                              Foto: Toundra

Antes de las actuaciones de los cabezas de cartel de la noche también fue destacable el concierto de Toundra en el escenario Inside, unos ritmos instrumentales muy logrados que sorprendieron a un respetable que, poco a poco, iba llenando el recinto de La Fica.

Una vez caída la noche, y antes terminados los comentados conciertos de Manic Street Preachers y Love of Lesbian, en el escenario Jaggermusic empezó mostrarse el sonido sinuoso y atrayente de los granadinos Trepat, que dejaron una grata sensación con su original propuesta y su sonido tan particular.

                                                                             Foto: Trepat

Pero ya en esos momentos, en el escenario Estrella estaban dejando su impronta Chvrches, otro de los platos principales de la noche. Los escoceses pusieron la nota electrónica con su synth-pop con reminiscencias ochenteras, de la mano de la gran voz y actitud de la cantante Lauren Mayberry, y una gran recta final con sus nuevos temas Leave a trace y Clearest blue, y su hit del su primer disco The mother we share, en la que ofrecieron los momentos más bailables de la noche.

Ya para las horas noctambula aún quedarían, León Benavente, estrenando su último trabajo, y el duo americano Matt & Kim, que cerraron lo que fue una magnífica jornada de viernes de un SOS que comenzó de manera espléndida.

Amaral nos llevó muy lejos

Dom, 08/05/2016 - 15:58 -- Andrés Cascales...

A eso de las 21:45h de la noche del sábado los espectadores del SOS 4.8 se aglutinaron en el escenario Estrella de Levante para asistir a uno de los conciertos centrales del festival. No era otro que el primer show que ofrecía Amaral en la gira de presentación de su último disco, Nocturnal.

El dúo aragonés ofreció un sonido con una gran evolución desde sus primeros trabajos, en el que muestran elementos más oscuros que se distancian del tono pop de sus orígenes. Pero, acertaron de pleno en la combinación de los temas nuevos con sus clásicos, añadiendo a estos últimos el toque instrumental de su último disco.

Comenzaron la actuación con buen pie con la nueva Unas veces se gana y otras se pierde, una balada lenta pero firme, para, acto seguido, levantar al público con temas de discos anteriores como Revolución, Kamikaze o Salir corriendo, defendidos con gran energía por una Eva muy activa al frente de una gran escenografía.

En esos momentos ya lucía en el recinto un rebosante aforo, a los que Eva agradeció el calor, amén de mandar un guiño a su paisano Santiago Auserón y a Kiko Veneno, después del problema que tuvo por la mañana en su concierto, predecesores en la jornada.

Prosiguió el espectáculo con No se que hacer con mi vida, la nueva Nocturnal y Lo que nos mantiene unidos, para más que tarde Eva volviera a coger la guitarra eléctrica en El universo sobre mi mientras el respetable coreara las letras y bailara.

Para la recta final de lo que fue una gran hora y media de espectáculo no faltaron los grandes éxitos Como hablar y Estrella de mar, así como el regalo de una interpretación de Sin ti no soy nada con un tempo diferente, que sorprendió por estar adaptada como un guante a su nuevo sonido.

Finalizaron, ante un entregado público, con Hoy es final del principio, Hacia lo salvaje interpretada con gran ímpetu y el primer single del nuevo disco: la bonita Llévame muy lejos, el que fue un acertado concierto.  Si trataron de llevarnos lejos, sin movernos de allí, a fe que lo consiguieron. 

The Libertines y Second redondearon el sábado en el SOS

Dom, 08/05/2016 - 18:33 -- Juanma Flores

Foto: The Libertines

La segunda jornada del SOS 4.8 empezó con polémica en los aperitivos SOS de la mañana . Este año, que se han celebrado también en el recinto de La Fica y no en otros escenarios de la ciudad como en otras ediciones,  en un fallo de la organización, que no previó que pudieran interferir las pruebas de sonido para los conciertos de la noche en los conciertos de los aperitivos, deslucieron el concierto de Kiko Veneno, que tuvo que darlo por finalizado antes de tiempo por el fuerte sonido que llegaba a su actuación desde las pruebas de Amaral y que impedía el desarrollo satisfactorio del mismo. Una pena para los que se acercaron a ver al artista catalán.

                                                                             Foto: Blonde Redhead

La jornada de la tarde deparó la grata sorpresa de los Kassassin Street. La joven banda británica dio un espectáculo de lo más animado en el escenario Estrella de Levante con un potente brit-pop repleto de energía. Sin embargo, la sensación no fue la misma en la actuación posterior de Blonde Redhead en el escenario Inside. La banda americano-japonesa presentaba una propuesta de calidad, pero su estilo pausado con aires chill-out tenía un difícil encaje dentro de un festival en un momento en que el público valora más la búsqueda de energía y baile de cara a la entrada de la noche y el resto de grandes conciertos.

Después de la gran actuación de Amaral, los murcianos Second recogieron en el escenario Inside a gran parte del público hasta dejarlo pequeño, y brindaron un soberbio show en el que no faltaron algunos temas de su último trabajo Viaje iniciático, como Primera vez, Nivel inexperto o Atrévete, así como éxitos como 2502, Nueva sensación, Rodamos –cantada con Sean subido en las estructuras del escenario- y, como no, Rincón exquisito, con la que finalizaron.

                                                                     Foto:Second

Una vez que finalizaron los murcianos iba a tener lugar el momento más rock del festival con la actuación de The Libertines. Bien es cierto que en comparación con otros años se congregó menos gente porque quizá no es una banda para encabezar el cartel de un festival como el SOS, pero musicalmente estuvieron a la altura, aunque el nivel fue de más a menos y en el tramo final la banda de Pete Doherty no pudo evitar hacer “de las suyas”, alargando el concierto e intentando tocar al final un tema de Bowie mientras la organización les cortó el sonido.

Los platos finales de jornada corrieron a cargo de Of Montreal, Triángulo de amor bizarro y Kostrok, que finalizaron un día que no superó la espectacular jornada del viernes. 

Suscribirse a SOS 4.8