The Stuffs

La música marca el paso en Murcia gracias al Big Up!

Dom, 04/10/2015 - 17:57 -- Miguel Casas

Escenarios improvisados a pie de calle, cientos de personas caminando de aquí para allá, y transeúntes sorprendidos por el ambiente. Sonrisas, comentarios, silencio, voces y coros. Despistados, curiosos, rezagados, entendidos, aficionados, amigos, desconocidos y músicos, sobre todo músicos. Músicos tocando en acústicos desnudos. Músicos sin trampa ni cartón. Músicos al pie del cañón dispuestos a tomar la ciudad para que la música marque, por unas horas, el paso de Murcia.

Todo eso, y mucho más, es el Festival Big Up! la iniciativa de Claudia Orellana y Tonny Serrano que por tercer año consecutivo sacó a las calles de Murcia a seis de las más interesantes bandas emergentes del panorama regional en la tarde-noche de ayer. Sin duda, una ocasión propicia para dejarse llevar por la contracorriente y disfrutar recorriendo la ciudad a golpe de canciones interpretadas cuerpo a cuerpo en cada calle y en cada plaza.

Así, con el grato recuerdo que en la edición pasada nos dejaron bandas como Clara Plath y Bosco, para esta acudimos puntuales a las 18:00h a la Plaza de San Juan de Dios, donde abría el Festival en su Ruta Estrella New Jungle, los flamantes ganadores del último CreaMurcia 2015, quienes, aún con su segundo EP –Feedback- muy reciente, se presentaron ante un notable público, a pesar de la hora, con importantes cambios en su instrumentación habitual. Y es que los violines, las guitarras acústicas, el xilófono y el contrabajo con los que New Jungle defendieron sus canciones fueron todo un acierto para ofrecer un sonido cálido, íntimo y cercano con el que lograron adaptarse a la perfección a las condiciones de la escena y brindar un concierto de lo más estimable.

La segunda parada en el camino nos llevó hasta la placita que se halla entre Las Caballerizas y Los Molinos del Río Segura, un precioso rincón de piedra donde The Purple Elephants, en formato dúo con Tommy Roch a los teclados y Jorge Bayle a la guitarra acústica, aprovecharon para presentar algunas de las que serán las canciones de su primer LP, un trabajo que se diferenciará de su EP debut –Flames like ruby Gems- sobre todo por el paso del inglés al español en los textos. Sin duda, un paso en la dirección apropiada si lo que desean es lograr un mayor grado de entendimiento implicación y complicidad con el público. Además, si al hecho de que brindaran por primera vez un repertorio en español le sumamos la actitud atenta, próxima y participativa que derrocharon ambos músicos, lo que nos quedó fue la sensación de haber presenciado el prometedor punto de inflexión de una de las bandas más activas del pasado curso.

Para alcanzar el ecuador de la tarde, y con el sol poniente escondiéndose tras la Pasarela de Manterola, nos apostamos frente al antiguo Mercado de la Paja, donde The MeatPies, ya estaban preparados para nosotros rodeados de balas de paja, aperos de labranza y una antigua radio que, como en el vídeo Rock and roll radio, de Los Ramones, sirvió para introducir cada una de las canciones de la banda. En resumen, una puesta en escena digna de todo elogio que dotó a The MeatPies de la ambientación más lograda del Festival y que preparó a la concurrencia, que abarrotaba el espacio, para presenciar uno de los conciertos más esperados. De hecho, un concierto que cumplió con las expectativas gracias a la calidad de temas como Hear me roar, Ready for you, Dance and swing, o What you lose, que, a pesar de haber sido lanzados hace pocos días en formato EP, ya suenan como auténticos clásicos gracias a la gran cantidad de conciertos en los que durante los últimos meses The MeatPies los han estado dando a conocer.

En la cuarta parada de la Ruta Estrella, a los pies de la Muralla de Verónicas, esperaba al público que iba bajando por las pasarelas del recinto Ayoho, la banda ganadora de la última edición del concurso Vodafone Yu Music Talent, cuyo galardón le ha permitido grabar su primer disco -Deference &Wonder- y girar por España teloneando a grandes grupos. Sin embargo, a pesar de las excelentes credenciales, debemos decir que el de Ayoho fue, quizá por el lugar excesivamente encajonado, quizá por la ausencia de micrófonos y altavoces que amplificaran el sonido, un concierto realmente discreto. Además, si a esta deficiencia le sumamos la ausencia de temas que destacaran, ni siquiera el que les dio el mencionado premio, Ayoho en conjunto no sonó a más que pop norteamericano de principios de este siglo: sofisticado sí, correcto también, pero altamente impersonal.

En la Plaza de las Flores, a eso de las 20;40h, y tras un leve malentendido de la organización a cuentas del lugar exacto del concierto, llegó la actuación de Alex Tired, un jovencísimo chico de figura frágil, aspecto desaliñado y cabello enmarañado que nos recordó en su estética a los primeros 80, unos años que, por mucho tiempo que pase, siempre significarán radical modernidad. Pues bien, estética aparte, lo cierto es que Tired derrochó sobre todo descaro y actitud, aunque flaqueó ostensiblemente por culpa de unas canciones que, a mitad de camino entre el rock y el folk, no terminaron de desarrollarse con claridad.

Ya para poner el punto final a la Ruta Estrella de este Big Up! 2015, The Stuffs, con Carlota Rosique a la cabeza, esperaban prestos en la Plaza José Esteve Mora. Y lo cierto es que, si los dos conciertos anteriores nos habían dejado un sabor agridulce, el de The Stuffs acabaría resultando clave para despedir el Festival de manera más que notable. Así, llevados por trabajadas melodías que mezclaban hábilmente pop, rock y folk, The Stuffs armaron un concierto más que digno en el que sobresalieron algunos de los temas de su primer EP –A fate with no name-, como la canción del mismo nombre o Velvet on icy wind, en la que destacaron los coros y el alto sentido de la armonía que la formación atesora. Al final, debido a la insistencia del público, y también gracias a que eran los últimos en actuar, The Stuffs obsequió a los presentes con Never look away para despedir entre aplausos esta tercera edición del Big Up! Calles.

The Stuffs anuncian su disolución

Mié, 11/11/2015 - 01:30 -- MCC

Este pasado jueves, día 5 noviembre, The Stuffs anunciaron su separación como grupo por motivos exclusivamente musicales tras dos años de singladura artística en los que han logrado, no solo ofrecer decenas de conciertos por toda la Región, sino también editar su primer mini álbum “A fate with no name”; un trabajo que veía la luz este mismo año 2015 y que, según parece, será el último de la formación.

Por otra parte, la banda, oriunda de Cartagena y compuesta por los jovencísimos Carlota A. Rosique (guitarra y voz), Lorena Cortés (batería), Alejandro Vizcaíno (guitarra) y Víctor Martinez (bajo), aún tendrá tiempo durante el presente mes de noviembre de despedirse de sus seguidores y darse a conocer a los que no los conozcan gracias a tres conciertos que ya tenían programados y con cuyos compromisos cumplirán.

Así, los que deseen acercarse a escuchar en vivo a esta buena banda aún podrán hacerlo el próximo día 13 de noviembre en la Sala Revólver de Murcia, el día 14 en el Teatro Circo Apolo de El Algar, y el día 27 en La Posada de Correos de Murcia. Esos serán los últimos tres conciertos de The Stuffs… Aunque, como el concierto del día 13 es en realidad una eliminatoria ante Linqae dentro del II Concurso Nacional Pop-Rock Sala Revólver, cabe la posibilidad de que, si la superan, aún pueda haber otra cita más allá del 27 de noviembre.

Sea como sea, lo que sí queremos hacer desde murciocio.es es desear la mayor de las suertes a los cuatro componentes de la banda de cara al futuro, tanto en lo personal como en lo musical. Y es que, aunque apenas sí pudimos conocerlos el pasado mes de octubre durante el Festival Big Up!, ya nos parecieron un grupo que sonó bastante bien.

Etiquetas: 

The Stuffs, fin de trayecto en la Posada de Correos

Sáb, 28/11/2015 - 08:07 -- Miguel Casas

Anoche en la Posada de Correos de Murcia tuvo lugar un concierto que pasará a la historia de nuestra música por ser el último de The Stuffs; una joven banda nacida en Cartagena hace dos años cuyos miembros decidieron hace poco menos de un mes anunciar el final de su trayectoria musical en común.

Por cierto, una trayectoria musical que, a pesar de su brevedad, bien podemos calificar de fructífera a tenor de los hitos alcanzados por la banda. Y es que, en tan solo dos años, conseguir tocar por toda la Región, aunar críticas favorables, captar la atención del público, ser seleccionados para participar en festivales de prestigio como el Big Up!, y alumbrar un cuidado trabajo de estudio como A fate with no name, son, sin duda, logros al alcance de muy pocos grupos.

Por eso, anoche, minutos antes del comienzo del espectáculo final y ya en el interior de La Posada de Correos, acabaría imponiéndose a la tristeza, que siempre conllevan las despedidas, la alegría con la que el público acudió al local para dar el merecido adiós a una banda que, por la juventud de sus integrantes, seguramente no habrá de ser sino una de las primeras etapas musicales de las muchas que éstos recorrerán impulsados por nuevos proyectos.

Así, con todo listo, The Stuffs arrancaron su concierto-epílogo a eso de las 23:00h brindando una selección de temas propios entre los que destacarían Chains of the crow king, Spiny Box o Days after happiness antes de dar entrada a las versiones con Creep, de Radiohead, que fue tocada en clave acústica y cantada de modo brillante. Más adelante, rebasando el ecuador de la velada, y siguiendo con el capítulo de las versiones, llegaría uno de los puntos álgidos cuando Carlota Rosique recibió a Bruno Laencina, de The MeatPies, para que interpretara con ella Drive my car y Twist and shout, de The Beatles, unidas en una sola pieza.

De esta manera, con todos bailando el twist y gritando, la velada se adentró velozmente en su segunda mitad para seguir ofreciendo canciones de The Stuffs, como Velvet on icy wind o A fate with no name, combinadas con versiones de artistas como Janis Joplin o Bob Dylan. Precisamente, sería con Like a rolling stone, de este último, con el tema que el concierto se cerraría por todo lo alto contando con la presencia, una vez más, de Bruno Laencina, aunque en esta ocasión sería acompañado además por Juan Pedro Jiménez, también de The MeatPies.

Así, casi con la misma brevedad e intensidad que han recorrido su trayectoria de banda de pop, rock y folk, Carlota Rosique, Lorena Cortés, Alejandro Vizcaíno y Víctor Martínez pusieron fin a su último concierto como The Stuffs dejándonos con las mismas gratas sensaciones que nos provocaron la primera vez que les vimos. Unas gratas sensaciones que, de hecho, esperamos renovar pronto, cuando Carlota Rosique y Lorena Cortés terminen de dar forma al nuevo proyecto musical que las mantendrá unidas bajo el nombre de Katarya.

Galería de fotos

Suscribirse a The Stuffs