Murcia se Mueve

Murcia se mueve al ritmo de Dorian, Atrezo y Poolshake

Crear: 11/07/2017 - 02:21

Deliciosa velada, la que pudo vivirse este sábado en el Cuartel de Artillería con motivo de la celebración del Festival Murcia Se Mueve; cita cultural organizada por el Ayuntamiento en cuya quinta edición volvería a ser protagonista la música en vivo gracias a los conciertos programados de Poolshake, Atrezo y Dorian.

Así, seducidos por el reclamo de un cartel que mezclaría en proporción de dos a uno el talento emergente regional con el solvencia de la que es una de las bandas de referencia de la escena nacional, serían miles las personas que acudirían al monumental recinto castrense del Barrio del Carmen a disfrutar de una noche llena de emociones.

De este modo, a las 20:30h, al abrigo del pabellón norte y sobre un amplio escenario que aparecería flanqueado por dos grandes pantallas a cada lado, los encargados de levantar el telón de la noche serían los jovencísimos Poolshake; prometedora banda en la que se unen tendencias sonoras tan variadas como el glam, el pop psicodélico, el rock experimental, el indie y hasta el punk.

Sin duda, un cóctel de propuestas tan dispares y estimulantes que, adecuadamente mezclado, agitado y servido por el carismático Riviera Johnson y los suyos, pronto cautivaría el paladar del público más exigente con las finas texturas y los dulces sabores contenidos en su primer EP editado en 2016, “Phantom”, y en temas más recientes como Golden Smoothie o Seventies sugar dream.

A continuación, a las 21:45h y tras el paseo de rigor que muchos se darían por los puestos de comida y artesanía que salpicaban el perímetro de la plaza de armas, la segunda actuación de la velada traería a la que es una de las formaciones más activas del panorama regional: Atrezo. No en vano, tras actuar este 2017 en las fiestas del Infante Juan Manuel, el Festival Big Up! y la Bienvenida Universitaria, la banda de pop liderada por José Fructuoso y David Pina regresaría a Murcia para dar cuenta de su primer EP, “Mírame”, con temas como Lo tengo decidido o Soltarnos, y presentar otros nuevos que, como Ahora es el momento, formarán parte de un nuevo disco que verá la luz en 2018.

Más adelante, sobrepasadas las 23:15h, el quinteto barcelonés Dorian saldría a escena para delirio de las más de seis mil personas que aguardaban expectantes el comienzo de su concierto. Entonces, con Marc Gili y Belly Hernández a la cabeza, el grupo arrancaría su recital con un trío de temas que pondrían a cantar y a bailar al público desde los compases iniciales del espectáculo: Los amigos que perdí, Verte amanecer y Soda estéreo. En rigor, tres buenos ejemplos de ese pop ágil y moderno de corte indie y querencia por la electrónica que ha alumbrado Dorian para hacerse con una identidad sonora propia, diferente y  reconocible dentro del rico panorama musical del que goza España en la actualidad.

Así, desgranando los temas que componen el LP “Diez años y un día” –trabajo en el que se revisan las canciones más celebradas de su carrera-, Dorian desplegarían un repertorio claramente ganador en el, junto a piezas tan redondas como Paraísos artificiales, Cualquier otra parte o La mañana herida, sonaría la nueva Hasta que caiga el sol para demostrar que, lejos de contentarse con mirar hacia atrás, la banda continúa su trayectoria creativa con paso firme. Un paso firme que, de hecho, haría temblar los cimientos del Cuartel de Artillería cuando a las 00:30h, y bajo una fantástica lluvia de confeti, los catalanes pusieron el broche de oro a su recital, y a la velada, interpretando La tormenta de arena

 

Enamorados de la moda juvenil

Crear: 07/14/2018 - 08:51

Así, tarareando la conocida canción de la Movida firmada por Radio Futura, este jueves acudimos al Auditorio Parque Fofó para presenciar la sexta edición del Festival Murcia Se Mueve; cita cultural que se ha convertido en escaparate de lujo para conocer y disfrutar del alto nivel que los creadores de la Región están alcanzando en campos como la moda, la gastronomía y, sobre todo, la música.

De este modo, tras los desfiles con los que las diseñadoras Marta Belando, Angie Pine y Giovana Luciano da Silva presentaron sus colecciones de verano-otoño a los numerosos asistentes reunidos en el Fofó desde bien entrada la tarde, ya caída la noche serían los conciertos los que se harían con el protagonismo del festival dentro de un recinto que luciría engalanado y lleno de colorido y buen ambiente para la ocasión.

Por tanto, con unas condiciones óptimas para que diera comienzo la velada musical, a eso de las 21:30h los encargados de poner en movimiento a las más de dos mil personas que se encontraban en el auditorio serían GLAS, banda casi recién nacida que, no obstante, con solo unos meses de vida ha alcanzado gran notoriedad dentro de la escena regional merced, por un lado, a las reputadas trayectorias de sus miembros y, por otro, a una atractiva propuesta sonora que aúna el indie más actual con una fuerte personalidad electrónica que hunde sus raíces en la música tecno de los años 90.

Así, con Tommy Rocheteau al frente, Paco Ganga a los teclados, Fede Gas al bajo y Álvaro Carbonell a la batería, la formación arrancaría su recital haciendo sonar Hoy todo puede suceder, tema fresco, bailable y pegadizo que en febrero se convirtió en sintonía de la Vuelta Ciclista a Murcia y también en el primer adelanto del álbum debut de la banda: “Ya estamos salvados”, que vería la luz en marzo. Entonces, sintiendo la complicidad del público en el aire, el cuarteto se aplicaría con ahínco en la presentación de su EP interpretando temas como ¿Qué estamos haciendo?, El amor no vale nada o El viaje. En rigor, tres buenos ejemplos para comprobar la claridad de ideas en cuanto al sonido y la consistencia en el directo que posee GLAS.

Ya en la segunda mitad del concierto, la banda alternaría canciones de su mencionado primer trabajo, como El día que dejemos de soñar, con versiones como Si el mundo acaba hoy, de Adiós Nicole –formación a la que han pertenecido Álvaro Carbonell y el propio Rocheteau-, o como El cielo no entiende, de OBK, antes de concluir su recital con otra pieza de factura propia: Te acordarás de mí; tema cuyo estribillo acabaría resonando entre los aplausos del público no solo como una declaración de intenciones, sino más bien como una suerte de certidumbre.

Más adelante, al filo de las 23:00h llegaría el momento más esperado del Festival cuando Varry Brava -una de las bandas murcianas que más éxito ha alcanzado fuera de nuestras fronteras en los últimos años- hizo acto de presencia sobre el escenario del Parque Fofó para júbilo de las cerca de tres mil personas que días atrás ya habían agotado las entradas del evento. Así, con Óscar Ferrer, Aarón Sáez y Vicente Illescas saludando a la multitud congregada, Varry Brava comenzaría un concierto cuyo hilo conductor estaría compuesto por las canciones que han dado forma a su más reciente LP, “Furor”, editado hace apenas cinco meses.

Por ello, con la intención de mostrar al público murciano la nueva etapa que han abierto en su carrera con “Furor”, Varry Brava arrancaría el recital interpretando dos piezas extraídas de este LP: Un nuevo giro y Nada personal; la primera, deliciosa melodía de aire funky y ritmo sinuoso que pondría a bailar al respetable casi desde el primer minuto; la segunda, un perfecto ejemplo de ese pop rápido, divertido, alegre y luminoso que la banda ha sabido proyectar como marca de la casa desde que en 2012 lanzaran su ya mítico “Demasié”. Entonces, aún en los inicios del concierto, la formación interpretaría tres canciones seguidas -Playa, Fiesta y No gires- que, irremediablemente, pondrían a cantar y a botar a todo el Auditorio.

A continuación, adentrándose el recital en su segunda mitad, las canciones de “Furor” irían ganando aún más presencia en el repertorio con la sucesión de 400 golpes y El sitio perfecto; dos medios tiempos animados, bailables y casi gemelares a los que se les unirían en la recta final del espectáculo Las noches fugaces y Satánica. En rigor, dos baladas de nuevo cuño y cuidada factura entre las cuales se alternarían las frenéticas Sonia y Selena, y Calor.

Finalmente, de todos los giros de nos depararía la velada el más brusco llegaría ya en el bis, cuando Varry Brava parecería conjurar el espíritu musical de Chimo Bayo desde el escenario para resucitar descaradamente y sin complejos con canciones como Adiós, Fantasmas y, sobre todo, La ruta del amor los ritmos, sonidos y motivos que hicieron popular la valenciana ruta del bakalao.

Y así, despidiéndolos a las 00:15h con aplausos y una sonrisa pintada en la cara, acabaríamos celebrando la versatilidad, la desinhibición y la vitalidad de un grupo tan distinto y necesario como es Varry Brava; quienes, con sus ganas de divertirse y de divertir, nos llevarían, como en aquel Lemon Pop de 2012 sin fin, a enamorarnos una noche más de las chicas, de los chicos, de los maniquís...

Pájara Rey, The MeatPies y Sidonie ponen en movimiento el Cuartel de Artillería

Crear: 11/11/2018 - 08:09

Estirando las celebraciones de la bienvenida universitaria hasta bien entrado el mes de noviembre, este viernes llegó al Cuartel de Artillería una nueva edición del Festival Murcia se Mueve; cita musical que reeditaría el éxito de convocatorias anteriores al agotar las más de cinco mil invitaciones puestas a disposición del público murciano para presenciar los conciertos de Pájara Rey, The MeatPies y Sidonie.

Así, con cientos de personas arremolinándose ya a eso de las 20:00h en torno al escenario principal, la banda encargada de poner en movimiento el festival sería Pájara Rey; nueva formación que, desde que editara su primera maqueta en el mes de febrero, ha alcanzado gran relevancia al ser capaz de sonar en Radio 3, alzarse con el segundo premio del CreaMurcia 2018, conquistar el certamen Pulpop y girar por buena parte de la geografía regional.

De este modo, con Virginia a la guitarra, Martaé a los teclados, Rosa al bajo y Belchi a la batería, la joven banda de punk-pop plantearía un concierto rápido, ágil, divertido e irreverente en el que tendrían un especial protagonismo piezas de factura propia que, como Paquita Natillas, La vida son cosas, Dinosaurio o Viva la virgen de Almatosa, pondrían de manifiesto la originalidad que atesora el grupo a la hora de plantear, enfocar y desarrollar temas en sus composiciones. Además, dando cabida a versiones tan inspiradas como la de Juana de Arco, de Marcelo Criminal, Pájara Rey introduciría en su repertorio la variedad necesaria para completar un espectáculo que sería bailado, cantado y largamente aplaudido por el público.

Más adelante, con el reloj marcando las 21:05h y más mil personas a los pies del escenario, los que tomarían la voz en la Plaza de Armas del viejo Cuartel serían The MeatPies; vigentes ganadores del CreaMurcia Pop-Rock que, formando como cuarteto debido a la baja de Pedro Hernández, ejecutarían una primera mitad de concierto portentosa en la que brillarían con luz propia canciones como 25 Express, Ready for you, With the wind o Twist and swing.

Entonces, tras acompasar el ritmo de su recital con esa deliciosa balada de corte clásico que es Just for the night, el grupo afrontaría pisando de nuevo el acelerador a fondo la recta final de un concierto que resultaría técnicamente impecable y que pondría de manifiesto que, quizá, lo único que le falte a The MeatPies para dar el gran salto y conectar definitivamente con el público sea dar el paso que dieron bandas como Deluxe, Second, Love of lesbian o Sidonie.

Precisamente, aguardando a Sidonie, serían cerca de cinco mil las personas que se congregarían a eso de las 22:30h en el Cuartel de Artillería. De este modo, con todas las entradas despachadas desde hacía semanas, los barceloneses se presentarían ante el público llenando un nuevo recinto en la Región tras arrasar, en menos de dos años, en el LA Festival de La Alberca, en el BSide de Molina de Segura y en el WARM Up de Murcia.

Por tanto, regresando a la capital del Segura para poner fin a una gira de dos años que comenzó siendo de presentación de su último LP y ha terminado sirviendo para conmemorar los veinte años de la banda, Sidonie iniciarían su recital recordando sus primeros años de andadura interpretando temas como On the sofa o Bla, bla, bla para llegar a ese fantástico Fascinado, que cambió para siempre la historia de la banda en el año 2005.

Sin embargo, a pesar del prometedor comienzo en el que, además, sonaron Nuestro baile del viernes y Siglo XX, pronto el recital se atascaría por culpa de las constantes interrupciones en las que Marc Ros incurrió para apuntar, presentar, comentar, conversar, reflexionar y reír con el público y, también, por culpa de la omisión en el repertorio de temas fundamentales de la banda en detrimento de canciones tan prescindibles como Sidonie goes to London, tan insulsas como No sé dibujar un perro, y tan empalagosas como Por ti, Está en mi garganta, o Un día de mierda.

Por eso, pese a que el concierto gozaría aún de momentos memorables en los que Sidonie mostraría su potencial, como durante las interpretaciones de El peor grupo del mundo, Fundido a negro, El incendio y Estáis aquí, lo cierto es que esos instantes emocionantes serían -más bien- fogonazos puntuales que no llegarían a dotar al espectáculo de la consistencia y la continuidad que ha de exigírsele a la que es considerada -y con razón- la mejor banda pop de España.

Suscribirse a Murcia se Mueve