Glas

Enamorados de la moda juvenil

Crear: 07/14/2018 - 08:51

Así, tarareando la conocida canción de la Movida firmada por Radio Futura, este jueves acudimos al Auditorio Parque Fofó para presenciar la sexta edición del Festival Murcia Se Mueve; cita cultural que se ha convertido en escaparate de lujo para conocer y disfrutar del alto nivel que los creadores de la Región están alcanzando en campos como la moda, la gastronomía y, sobre todo, la música.

De este modo, tras los desfiles con los que las diseñadoras Marta Belando, Angie Pine y Giovana Luciano da Silva presentaron sus colecciones de verano-otoño a los numerosos asistentes reunidos en el Fofó desde bien entrada la tarde, ya caída la noche serían los conciertos los que se harían con el protagonismo del festival dentro de un recinto que luciría engalanado y lleno de colorido y buen ambiente para la ocasión.

Por tanto, con unas condiciones óptimas para que diera comienzo la velada musical, a eso de las 21:30h los encargados de poner en movimiento a las más de dos mil personas que se encontraban en el auditorio serían GLAS, banda casi recién nacida que, no obstante, con solo unos meses de vida ha alcanzado gran notoriedad dentro de la escena regional merced, por un lado, a las reputadas trayectorias de sus miembros y, por otro, a una atractiva propuesta sonora que aúna el indie más actual con una fuerte personalidad electrónica que hunde sus raíces en la música tecno de los años 90.

Así, con Tommy Rocheteau al frente, Paco Ganga a los teclados, Fede Gas al bajo y Álvaro Carbonell a la batería, la formación arrancaría su recital haciendo sonar Hoy todo puede suceder, tema fresco, bailable y pegadizo que en febrero se convirtió en sintonía de la Vuelta Ciclista a Murcia y también en el primer adelanto del álbum debut de la banda: “Ya estamos salvados”, que vería la luz en marzo. Entonces, sintiendo la complicidad del público en el aire, el cuarteto se aplicaría con ahínco en la presentación de su EP interpretando temas como ¿Qué estamos haciendo?, El amor no vale nada o El viaje. En rigor, tres buenos ejemplos para comprobar la claridad de ideas en cuanto al sonido y la consistencia en el directo que posee GLAS.

Ya en la segunda mitad del concierto, la banda alternaría canciones de su mencionado primer trabajo, como El día que dejemos de soñar, con versiones como Si el mundo acaba hoy, de Adiós Nicole –formación a la que han pertenecido Álvaro Carbonell y el propio Rocheteau-, o como El cielo no entiende, de OBK, antes de concluir su recital con otra pieza de factura propia: Te acordarás de mí; tema cuyo estribillo acabaría resonando entre los aplausos del público no solo como una declaración de intenciones, sino más bien como una suerte de certidumbre.

Más adelante, al filo de las 23:00h llegaría el momento más esperado del Festival cuando Varry Brava -una de las bandas murcianas que más éxito ha alcanzado fuera de nuestras fronteras en los últimos años- hizo acto de presencia sobre el escenario del Parque Fofó para júbilo de las cerca de tres mil personas que días atrás ya habían agotado las entradas del evento. Así, con Óscar Ferrer, Aarón Sáez y Vicente Illescas saludando a la multitud congregada, Varry Brava comenzaría un concierto cuyo hilo conductor estaría compuesto por las canciones que han dado forma a su más reciente LP, “Furor”, editado hace apenas cinco meses.

Por ello, con la intención de mostrar al público murciano la nueva etapa que han abierto en su carrera con “Furor”, Varry Brava arrancaría el recital interpretando dos piezas extraídas de este LP: Un nuevo giro y Nada personal; la primera, deliciosa melodía de aire funky y ritmo sinuoso que pondría a bailar al respetable casi desde el primer minuto; la segunda, un perfecto ejemplo de ese pop rápido, divertido, alegre y luminoso que la banda ha sabido proyectar como marca de la casa desde que en 2012 lanzaran su ya mítico “Demasié”. Entonces, aún en los inicios del concierto, la formación interpretaría tres canciones seguidas -Playa, Fiesta y No gires- que, irremediablemente, pondrían a cantar y a botar a todo el Auditorio.

A continuación, adentrándose el recital en su segunda mitad, las canciones de “Furor” irían ganando aún más presencia en el repertorio con la sucesión de 400 golpes y El sitio perfecto; dos medios tiempos animados, bailables y casi gemelares a los que se les unirían en la recta final del espectáculo Las noches fugaces y Satánica. En rigor, dos baladas de nuevo cuño y cuidada factura entre las cuales se alternarían las frenéticas Sonia y Selena, y Calor.

Finalmente, de todos los giros de nos depararía la velada el más brusco llegaría ya en el bis, cuando Varry Brava parecería conjurar el espíritu musical de Chimo Bayo desde el escenario para resucitar descaradamente y sin complejos con canciones como Adiós, Fantasmas y, sobre todo, La ruta del amor los ritmos, sonidos y motivos que hicieron popular la valenciana ruta del bakalao.

Y así, despidiéndolos a las 00:15h con aplausos y una sonrisa pintada en la cara, acabaríamos celebrando la versatilidad, la desinhibición y la vitalidad de un grupo tan distinto y necesario como es Varry Brava; quienes, con sus ganas de divertirse y de divertir, nos llevarían, como en aquel Lemon Pop de 2012 sin fin, a enamorarnos una noche más de las chicas, de los chicos, de los maniquís...

Suscribirse a Glas