Alv McMartin

Alv McMartin, genio y figura en la Posada de Correos

Lun, 02/11/2015 - 08:35 -- Miguel Casas

Mirándolo de lejos llama la atención por su aire distinguido, su perfil aristocrático, sus ademanes de fino caballero, y por su aspecto de guiri distraído. Mirándolo un poco más de cerca destaca por su trato amable, su mirada atenta, su conversación inteligente y por su tono afectuoso. Y Mirándolo sobre el escenario -que es donde hay que mirarlo- sobresale por su precisión tocando el piano, su energía al cantar, su habilidad para rodearse de músicos brillantes, y por su capacidad para armar repertorios de auténtico lujo.

Y por todo ello, nosotros, que tan sensibles somos a la clase y al buen gusto cuando se ponen al servicio de la cultura popular, el viernes por la noche no pudimos sino acudir a La Posada de Correos para presenciar el concierto de Alv MacMartin, un joven profesor de inglés, compositor, pianista y cantante cuya personalidad es de las más singulares que tenemos dentro de la nueva hornada de grupos que están convirtiendo a Murcia en uno de los principales epicentros musicales de España.

Así, a eso de las once de la noche, infiltrados entre el numeroso público, y previo paso de rigor por la barra –la entrada incluía una consumición-, nos apostamos lo más cerca que pudimos de los músicos para no perder detalle de cuanto ocurriera a lo largo de la velada. Y ya con el recital en marcha, lo que ocurrió fue que este arrancó acelerando a fondo con Masquerade, Be reddy to crawl y Stay together; tres temas que sirvieron  para presentar las líneas rock, folk, jazz y soul bajo las cuales se desarrollaría el concierto.

A continuación llegaría Satisfied man, primera canción de factura propia que McMartin subió a Internet, y con la cual el ritmo del concierto se tornó más pausado para dar entrada a la reflexión más íntima acompañada por una suave melodía en la que destacaron los solos de piano y guitarra. Tras este tema, comenzó lo que podríamos llamar la parte central del espectáculo con la interpretación de tres clásicos seguidos: Hit the road Jack, Lady Madonna –en cuya interpretación participaron Bruno Laencina y Pedro  Hernández de The MeatPies-, y Here comes the sun, que McMartin dedicó a su violinista, Guillermo Cerdá, por su próxima paternidad.

Más adelante, fue el momento de bajar de nuevo el tempo para escuchar Ray of hope y Monday in town, dos temas firmados por McMartin a través de los cuales el músico se acerca a dos dramas siempre actuales: el de los civiles en tiempos de guerra, y el del acoso que sufren muchos niños y adolescentes por parte de compañeros en los centros de enseñanza. Subiendo de nuevo el ritmo, llegaron Old story, Watermelon man –con la que el público rompió a bailar-, y The glambler song -última canción escrita por McMartin-, con la que se cerró esta parte central del espectáculo.

Ya a partir de aquí, la banda volvió a pisar el acelerador a fondo para despedirse por todo lo alto interpretando When the saints go marchin´ in, Mister Money, You ´ve got a friend in my –la versión original de la popularmente conocida Hay un amigo en mi, de la película Toy Story-, y Streets of krakow. Y así fue como, entre coros, bailes, colaboraciones, diálogos desternillantes, y hasta una auto-foto final con el público, comenzó, avanzó y culminó un espectáculo que, por momentos, más que un concierto pareció una verdadera fiesta musical.

Y por este motivo, nos gustaría aprovechar el final de esta crónica para rendir un sincero homenaje al encomiable trabajo que semana tras semana realizan tantos músicos por todos aquellos escenarios en los que se programan conciertos. Porque son músicos de vocación, de raza, músicos de verdad que, teniendo muchas veces que compatibilizar su pasión con otras ocupaciones, son capaces de no renunciar a aquello que les hace distintos, sacar horas de donde no las tienen para ensayar, y brindar unos conciertos tan impecables como el que este pasado viernes tuvimos ocasión de presenciar. Por este motivo, como decimos, a todos ellos: "muchas gracias".

Galería de fotos

Alv McMartin presenta "Masquerader" con una fiesta de soul, rock y blues

Lun, 03/10/2016 - 10:49 -- Miguel Casas

En la misma Sala 12&Medio donde vieron la luz el 20 de diciembre de 2014 con un concierto que sirvió para telonear a Arizona Baby, este pasado sábado y tras casi dos años en los que han recorrido buena parte de los escenarios de la Región, Alv McMartin y su banda realizaron la presentación de su esperado primer trabajo de estudio, el EP Masquerader.

Así, ya superadas las 23:30h y ante una Sala que iba a registrar una excelente entrada a pesar de los masivos conciertos que estaban teniendo lugar en el Cuartel de Artillería y la Plaza de Toros, McMartin daría comienzo a su noche más importante haciendo sonar It´s alright para, a continuación, deslizar dos canciones incluidas en su mencionado mini álbum: la homónima Masquerader y Be Ready to crawl.

De este modo, empezando a trazar bajo las líneas del soul, el rock, el swing y el blues las pinceladas del recital que empezaba a tomar cuerpo, llegarían temas como Stay together, Take the power o Ray of hope que, pese a que han quedado fuera de Masquerader, transmiten fielmente la personalidad atenta, comprometida, responsable y positiva que como compositor posee McMartin.

Más adelante -superada una primera mitad de noche en la que quizá faltó continuidad por los agradecimientos, presentaciones y reconocimientos en los que, entre canción y canción, se deshizo McMartin y que, por otra parte, son propios de este tipo de citas en las que se presenta disco- la banda pisaría el acelerador para brindar una segunda fase de recital mucho más dinámica en la que se alternaron temas de factura propia como The gambler song, Before the dust o Mister Money con versiones de clásicos como Hit the road, Jack o I´ve got a feeling.

De esta manera, con el público rompiendo a bailar mientras los músicos, con pasión y precisión, se afanaban sobre el escenario agitando, como si tuvieran una coctelera entre las manos, los ritmos del rock, el soul, el swing, el funk y el gospel, la velada se adentraría en su recta final con Saturday night y Street of Craców para culminar, a eso de la 1.25h, un concierto de presentación de Masquerader que terminó por todo lo alto.

Por último, y para todos aquellos que deseen conocer este primer trabajo de estudio de Alv McMartin y la banda que forman junto a él Julián Balibrea, Lorena Cortés y Pedro Pastor, diremos, por un lado, que las canciones de Masquerader se encuentran en Bandcamp en este enlace y, por otro lado, que el disco en formato cd podrá adquirirse en todos los conciertos que la banda ofrezca de ahora en adelante.

Galería de fotos

Aire Canadá, Alv McMartin, Río Viré y Claim incendian la calle al son del Big Up!

Lun, 10/10/2016 - 08:25 -- Miguel Casas

Atraídos por una nueva edición del Festival Big Up!, este pasado sábado decidimos ataviarnos con calzado cómodo, ropa ligera y gafas de sol para lanzarnos a las calles de Murcia dispuestos a recorrerla redescubriendo algunos de sus rincones más emblemáticos al ritmo que la música marcase.

Así, acudiendo a este festival callejero que, con solo cuatro ediciones, ya se ha convertido en cita imprescindible, pudimos advertir tres novedades en su estructura con respecto a las de otros años. La primera, la ampliación del número de bandas participantes, de seis a ocho. La segunda, la fragmentación de la jornada en dos etapas, una matinal y otra vespertina. Y la tercera, la utilización de cada localización para brindar, no uno, sino dos microconciertos.

De este modo, siguiendo el camino de baldosas amarillas que marcaba la Ruta Oro sobre el mapa de la ciudad, nuestros pasos fueron a dar a la peatonalizada Avenida de la Libertad, donde a eso de las 12:30h estaba previsto el comienzo del espectáculo con la actuación de Aire Canadá; joven y prometedora banda de pop de aires indies que a finales del pasado 2015 editó su primer trabajo de estudio, el EP Parques y genios. En rigor, un disco cuajado de melodías delicadas y letras evocadoras del que para su actuación el grupo extrajo perlas como Homeostático, que se engarzaron a la perfección con versiones como la que ofrecieron de Ni tú ni nadie.

Más adelante, pero sin movernos del sitio a pesar del sol que caía con fiereza a mediodía, llegaría el turno de Alv McMartin; una de las propuestas sonoras más interesantes que han surgido ultimadamente en nuestra Región, ya que, partiendo de géneros clásicos como el soul, el swing, el blues, el rock and roll y hasta el gospel, sus componentes han sido capaces de crear canciones que, sin traicionar la esencia de la que nacen, se ofrecen como piezas plenamente actuales; piezas como It´s alright, The gambler song o Streets of Kraków con las que McMartin, a la postre, pondría a bailar a buena parte del público concentrado como ya hiciera la semana pasada en la presentación de su primer EP, Masquerader.

A continuación, poniéndonos en movimiento camino de la segunda, y última, parada de la mañana, que se situaría en el lateral oeste del Teatro Romea, llegamos hasta el preciso lugar en el que tocarían Río Viré y Claim. El primero, preparando una sorprendente puesta en escena en la que apareció emergiendo de una pequeña tienda de campaña mientras sus músicos hacían vibrar sus instrumentos, iría metiéndose en el bolsillo al público haciendo sonar temas como Un rincón de paz, Alma salvaje, o El rey de Argentina en los que daría buena muestra tanto de su sensibilidad y su madurez como compositor, como de su naturalidad y su dulzura como intérprete

Ya para cerrar la etapa matinal de la Ruta Oro del Big Up!, serían Claim los que harían acto de presencia con el objeto de presentar, antes de partir rumbo a Castellón, algunas de las canciones que han formado su álbum debut, Barbados. De hecho, un cuidado disco de pop cuajado de delicadas melodías de corte indie que ha sido acogido con expectación por el público murciano desde que fue presentado el pasado 15 de enero y del cual esta banda interpretaría, entre otros, Sábado, El baile y la cena o Sería un detalle para poner a cantar con ellos a un público que no dudó en despedir a la formación con sonoros aplausos.

Estúpido Flanders, Alv McMartin, Kracauer y Garaje Florida conquistan la Plaza Circular de Murcia

Crear: 06/05/2017 - 05:17

Como náufragos que hubieran renegado del asfixiante ritmo que a diario impone la ciudad, este pasado viernes cientos de personas atravesaron a nado ese denso mar de tráfico que rodea la Plaza Circular de Murcia para conquistar un instante de diversión y paz al son de las canciones de cuatro bandas nacidas en la Región: Estúpido Flanders, Alv McMartin, Kracauer y Garaje Florida.

Así, reunidos en la isla de Redonda en torno a los dos escenarios sobre los que se irían alternando las actuaciones programadas por la iniciativa municipal “Cultur Park”, muchos serían los que acudirían puntuales y madrugadores a la cita con la música en vivo para dar la bienvenida a Estúpido Flanders; joven y prometedora formación que hace apenas un año -en junio de 2016- presentó su primer trabajo de estudio.

De este modo, iluminada por los últimos rayos de sol que anunciaban el principio del fin de semana, la banda encabezada por Carmen Alarcón y Pablo García, arrancando su recital a las 20:30h, brindaría un concierto compacto y rotundo en el que fundirían con acierto el folk, el indie y el rock para acabar poniendo de manifiesto el momento dulce que viven estos estupendos Flanders que han sabido madurar en lo musical para ofrecer la cobertura sonora más adecuada a las intensas interpretaciones vocales de Alarcón.

Más adelante, a las 21:15h y sobre el escenario que miraba a la Ronda de Levante, llegaría el segundo concierto de la velada, que sería protagonizado por Alv McMartin. Así, tras varios meses en los que ha estado presentando su EP debut, “Masquerader”, McMartin retornaría a casa para desplegar su mejor show a ritmo de rock, blues, jazz, soul y folk. En rigor, todo un abanico de ritmos clásicos sobre los que este músico y su excelente banda han logrado elaborar un repertorio nuevo, fresco, atractivo y bailable del cual serían piezas destacadas canciones como It´s alright, The gambler song, Masquerader o Streets of Krakow.

A continuación, a las 22:05h, regresando al escenario de poniente aparecería Kracauer para realizar su primer concierto oficial como banda. Sin embargo, integrada por tres músicos de amplio bagaje, pronto esta formación con nombre de pensador alemán de principios del XX dejaría patente su carácter complejo, su personalidad ecléctica y su vocación experimental. De esta manera, mezclando electrónica con distintos subgéneros del pop y el rock, Kracauer ofrecería un espectáculo movido y estimulante en el que presentarían algunos de los temas que estarán incluidos en su primer LP, “En la era de la reproducción digital”.

Finalmente, a las 22:45h llegaría el turno de Garaje Florida, grupo sobre el que recaería el honor de cerrar la velada en el escenario de levante. De este modo, tras causar sensación después de su paso por el WAM Festival, la formación liderada por Antonio Mellado volvería a Murcia para hacer gala de ese potente y rabioso rock de corte setentero y aires psicodélicos que plasmaron en su primer LP, “Ser de Plutón” y que tendrá continuidad con su próximo trabajo “Obra y gracia”.

A la postre, poniéndose punto y final a la velada a eso de las 23:30h, la música y los aplausos acabarían cediendo al rugido del mar embravecido de luces rojas y blancas para volver a dejar apagada, en silencio y desierta esa isla de Redonda llena de vida que fue durante unas horas la Plaza Circular de Murcia.

ACCEDE A LA GALERÍA DE FOTOS PINCHANDO AQUÍ.

Otoño agradable

Crear: 12/10/2017 - 23:33

Principios del mes de diciembre, en la ciudad de Murcia cae el frío en una tarde de pleno otoño gélido. Caminar por sus calles supone un esfuerzo extra para el cuerpo, pero cuando, a la vuelta de la esquina, se oye música en directo celebras con devoción casi divina que el Ayuntamiento de la capital haya programado una serie de conciertos callejeros con lo más granado del gremio musical en su nómina. Me encamino a la aclamada Plaza de Europa para ver a Alv McMartin.

Fue un error pensar que sólo iba a escuchar las canciones de Alv y los suyos, porque con su repertorio se baila, se siente y se disfruta del soul, del rhythm&blues, del folk norteamericano, del swing más afro y del jazz de Nueva Orleans más auténtico del lugar. La banda no está compuesta por cuatro músicos al uso, sino por cuatro amigos que se conocen y se respetan en el escenario. Y esa amistad se traslada al público para conformar entre todos una serie de cánticos que bien parecen formar parte de una iglesia (campanas incluidas).

Lorena Cortés en la batería junto al bajo de Bryan Vega, forman una de las bases rítmicas más apetitosas de la Región. El toque sutil en la guitarra de Julián Balibrea redondea el original sonido del grupo. Pero con la voz y el piano de Alv McMartin, todo se hace más compacto y poderoso.

En esta ocasión abrieron con Old Story y con ella comenzó el McMartin Show. Hubo momentos para recordar a Quevedo en Mister Money, ocasiones para resaltar la meteorología que envolvía a público y músicos y un sincero resonar de campanas de iglesias próximas con el que gritar ¡Tubular Bells!

Saturday Night y Take my hand, resultaron el broche final apara una velada protagonizada por la comunión entre los asistentes y la banda. Parecía que todos los presentes nos conocíamos de antes y esa es la magia que provoca Alv y su música. Ya que consiguieron congregar a un buen puñado de seguidores, recordaron aquello de "Presentamos nuestro disco, Masquerader, aquí lo tenemos" y la gente respondió con aplausos y ganas de más.

La humedad de principios de diciembre, la umbría con la que llegué al concierto, se transfiguró hacia calor corporal por el baile, entusiasmo en mi garganta por lo cantado e ilusión por haber disfrutado de uno de los grupos más potentes de nuestra Región. Nunca hubo un otoño tan agradable.

Alv McMartin cierra un año redondo llenando la Sala Revólver

Crear: 12/31/2017 - 04:23

Poco más de doce meses después de presentar su primera obra discográfica -el EP “Masquerader”-, Alv McMartin y su banda arribaron este viernes a la murciana Sala Revólver dispuestos a cerrar a lo grande un 2017 que, en lo musical, ha significado para la formación no solo el año de su afianzamiento en la escena regional, sino además el del reconocimiento de crítica y público; hechos que han propiciado el aumento de las apariciones del grupo en los medios y, lo que es más importante, la multiplicación de sus actuaciones en todo tipo de escenarios y festivales.

Así, después de haber conquistado con su show de blues, rock, jazz, swing y soul lugares tan emblemáticos de la ciudad como la Sala 12&Medio, la Plaza de Europa, la Sala REM o la Plaza de La Circular durante 2017, McMartin y los suyos regresarían a la céntrica Sala Revólver para despedirse de un año que bien podrían calificar como de redondo. De este modo, a pesar de que el concierto arrancó con poco público debido a que fue adelantado casi una hora con respecto al horario previsto, lo cierto es que la banda se aplicaría a su música con la misma o más pasión que de costumbre para brindar un comienzo de recital lleno de ritmo en el que brillarían temas como Be Ready to crawl, It´s alright o The gambler song.

En consecuencia, con Lorena Cortés y Bryan Vega marcando el ritmo y Julián Balibrea arropando con los destellos de su guitarra las notas del piano de McMartin, pronto los presentes romperían a bailar mientras, poco a poco, cada vez más invitados se sumaban a la fiesta. Así, con la Sala alcanzado el lleno, el concierto superaría fulgurante su ecuador al son de Masquerader o Mr Money, antes de enfilar una larga y celebrada recta final en la que destacarían piezas como Streets of Krakow, Saturday night o Take my hand. Canción, ésta última, con la que, entre aplausos, agradecimientos, besos al aire y disparos de flash, se daría por concluida una noche, y casi un año, verdaderamente especiales.

Por eso, estando viviendo, como estamos, la época de mayor esplendor de la música hecha en Murcia, quizá no sería malo debatir sobre los horarios de los conciertos para que fueran más los asistentes y menores las molestias. Aunque eso sí, sin que entraran en liza oscuras amenazas de multas como la que, al parecer, provocó el súbito adelanto del recital de Alv McMartin. Y es que, si lo que todos deseamos es una ciudad moderna, abierta e inquieta en la que sea la cultura la que inspire un ocio inteligente, enriquecedor y divertido, entonces lo que deberíamos hacer entre todos es, precisamente, cuidarla, protegerla y defenderla.

Fernando Rubio y Alv McMartin le pintan una sonrisa a La noche del Malecón

Crear: 07/08/2019 - 00:02

Aún con cierto aire a decepción flotando en el ambiente después de que, pocas horas antes, se conociera la cancelación del concierto estrella de la velada –el de Quique González-, el coqueto recinto de Las noches del Malecón abrió sus puertas este sábado con la intención de sobreponerse al revés ofreciendo las dos actuaciones que estaban programadas junto a la del madrileño –las de Alv McMartin y Fernando Rubio & The Inner Demons-.

Así, ante un público que no renunciaría a acercarse hasta el popular Jardín murciano, sería Alv McMartin el que, a las 21:30h, levantaría el telón de la noche en el Malecón haciendo sonar Masquerader; canción insignia que dio título a su exquisito álbum debut en 2016. De esta manera, solo al piano, pero multiplicándose sobre la escena como si fuera  un auténtico hombre-orquesta, McMartin iría deshojando temas como The gambler song, Mr Money, Saturday night o Streets o Krakow de ese lujoso repertorio de rock, soul y rithm & blues que esgrime con pasión y que, lejos de marchitarse, continúa floreciendo en cada directo.

A continuación, a las 22:15h el testigo de la velada lo recogería el célebre Fernando Rubio; músico de prestigio y trayectoria intachables que, acompañado por sus inseparables The Inner Demons ofrecería un delicioso recital en el que serían protagonistas canciones que, como Thank you for being there, Carry on blues o la propia Inner demons, han dado forma a “Cheap chinese guitar”; el más reciente disco del guitarrista cartagenero. De este modo, alternando blues, country y rock sureño sobre las tablas, Rubio y su fantástica banda completarían un concierto que, como un regalo, se desenvolvería ante el público hasta las 23:45h.

Y así, logrado el objetivo nada fácil de romper el silencio y pintarle una sonrisa a la tristeza que se había asomado al Malecón a primera hora de la tarde, el público –repleto de caras conocidas como las de Ricardo Ruipérez, Carlos Vudú, Lucas Albadalejo o Raúl Escribano- abandonaría el jardín agradecido, aunque sin olvidarse de un Quique González al que le tocará ajustar cuentas con una ciudad que le quiere bien. No en vano, aquí grabó su primer videoclip, Cuando éramos reyes. Y aquí, desde el café Gospel hasta la Plaza de Toros, desde la Sala Gamma hasta el Estadio de La Condomina, siempre ha tenido -y tendrá- las puertas abiertas.

Suscribirse a Alv McMartin