música

Viva Suecia estrena el single “A dónde ir” como adelanto de su próximo álbum.

Mar, 29/11/2016 - 10:20 -- Andrés Cascales...

Foto: concierto de Viva Suecia en el pasado Bside

En el día de ayer la banda murciana Viva Suecia ofreció un nuevo single como adelanto del que será su segundo disco de estudio. El tema, de título “A dónde ir”, y que podréis escuchar en el video de abajo, sigue en la línea de su característico sonido de guitarras ofreciendo una bonita melodía que servirá para abrir boca del citado LP, el cual han anunciado para febrero de 2017.

Tras la buena acogida durante todo este año de su primer disco, “La fuerza mayor ”, de la mano del sello Subterfuge records y bajo la producción de Carlos Hernández en los estudios Mia, se espera con gran expectación el trabajo de los murcianos que debe suponer, a tenor de lo que han venido ofreciendo hasta ahora y de este nuevo adelanto, un paso más hacia su consagración entre las bandas punteras del indie nacional . Pero, hasta entonces, no es poco conformarse con el citado aperitivo de lo que vendrá.  

 

Etiquetas: 

Clara Plath lanza el videoclip “This Lonely Boy”, anticipo de su próximo disco

Mié, 30/11/2016 - 10:30 -- Andrés Cascales...

La banda murciana Clara Plath ha ofrecido novedades esta semana del que será su nuevo álbum de estudio estrenando el videoclip de “This Lonely Boy”, tema anticipo del mismo. El disco, que llevará por titulo “Yes, I’m special”, editado por Flor y Nata Records, tiene previsto su estreno para el mes de febrero de este próximo año que entra, y será el segundo LP de la banda, tras la gran acogida de su primer álbum “Grand Battement”, editado en 2015.

El videoclip, que podéis ver al final del artículo, ha sido dirigido por Manuel Garcia de Otazo y está protagonizado por el músico y poeta Rubén Ayllón. Presenta una sugerente historia y una canción que, grabada por Manuel Torroglosa en los estudios La Sala de Máquinas, destaca por su característico sonido magnético de guitarras y por la inconfundible voz de Clara. En espera del resto de novedades que ofrecerá el trabajo de la banda aquí podéis disfrutar de este interesante aperitivo. 
 

La escena murciana celebra con Ángel Sopena los 25 años de "Música de contrabando"

Lun, 05/12/2016 - 14:20 -- Miguel Casas

Buscando rutas alternativas que sirvieran para dar salida a esa música que crece libre y salvaje alejada de las grandes autopistas de peaje, hace veinticinco años Ángel Sopena, como si fuera un contrabandista de canciones, halló un hueco en el dial a través del cual hacer llegar al gran público cientos de composiciones a las que lo único que les faltaba para sonar por primera vez en antera era que alguien les diera una oportunidad.

Desde entonces y hasta ahora, acudiendo puntual cada noche de lunes a jueves a su cita con la música en Onda Regional, este periodista y locutor, como Wolfman Jack en American Graffiti, ha venido dando a conocer todo tipo de propuestas sonoras sin dejarse menoscabar por prejuicios, barreras o dictados para acabar reflejando, con alta fidelidad, todos los matices de ese rico mosaico musical que desde Murcia se transmite al mundo.

Por eso, cuando este pasado sábado se celebró en el Auditorio Víctor Villegas el 25 aniversario del programa radiofónico “Música de contrabando”, que dirige y presenta Sopena, las cuatro horas que duraría el extraordinario espacio terminarían quedándose cortas para dar cabida a la gran cantidad de bandas que mostraron su deseo acudir al evento con el fin de agradecer al periodista su incansable apoyo a la escena murciana a lo largo de los años tocando en vivo.

Así, a pesar de que debido a las limitaciones temporales propias de un programa de  radio, la nómina de artistas, por muy extensa que fuera, no podría dar cabida a todos los que son, sí que el equipo de “Música de contrabando” conseguiría elaborar un rico y variado cartel en el que quedarían representadas buena parte de las tendencias musicales que se cultivan en nuestra fértil Región logrando, además, conjugar armónicamente juventud, madurez y veteranía. 

De este modo, dándose la mano el rock, el blues, el indi, el folk, el pop, la canción de autor y la electrónica sobre las tablas del Auditorio, el espectáculo musical se desplegaría ágil combinando ritmos calmados y frenéticos, géneros clásicos y vanguardistas, para brindar un verdadero concierto en el que, además, las breves entrevistas que se realizaron entre actuaciones lograron integrarse a la perfección en el conjunto aportando interesantes testimonios, pero sin hacerle perder dinamismo al evento.

Como era de esperar, ante el notable público que se dio cita en el Auditorio para arropar al legendario programa en su cumpleaños, fueron numerosos los momentos emocionantes, las anécdotas, los gestos, las informaciones y los comentarios se pudieron captar. Sin embargo, el protagonismo se lo llevarían, como no podía ser de otra forma, las canciones, sus autores y sus intérpretes.

En consecuencia, y ya que sería injusto destacar a unos sobre otros en una fiesta cuyo principal valor residió en el de la unión rica, variada y plural que formaron todos juntos, desde aquí, desde nuestra humilde murciocio.es, solo podría caber el felicitarlos a todos por ayudarnos con su arte a ponerle banda sonora a la Ciudad y a la Región en la que siempre quisimos vivir.

Por ello, agradeciendo a Emilio Chicheri y Los Trotacarreteras, Alondra Bentley, Los Marañones, Crudo Pimento, Los Bluesfalos, Rocío Ramos, Vacaciones, Clara Plath, Noixe Box, Neuman, Parade, Bosco, Perro y Ross tantos años de diversión, canciones y emociones, no podríamos despedirnos sin agradecer a Ángel Sopena su labor, no solo como periodista, sino como divulgador e impulsor de la música en nuestra Región, ya que siempre tuvo claro que, por encima de escribir, comentar, analizar o hablar sobre música, lo más importante es que ésta sea escuchada.

Galería de fotos

Pike Cavalero desata el rock and roll en las calles de Murcia

Vie, 09/12/2016 - 08:34 -- Miguel Casas

Este pasado martes, sobre un escenario a pie de calle que cortó la Avenida Infante Juan Manuel, se presentó en Murcia Pike Cavalero para celebrar el día de la Constitución brindando un concierto que inundó el sur de la ciudad de rock and roll, blues, rockabilly y country. Es decir, todo un abanico de ritmos clásicos que hicieron las delicias de los amantes de la música más pura, salvaje y elegante acuñada en Estados Unidos en la década de los 50.

Así, mirando hacia atrás para definir su estilo personal rescatando lo mejor de una época crucial para la música contemporánea, Cavalero haría acto de presencia a eso de las 16:00h ante un público numeroso y variopinto que unió, al calor de la fiesta popular, a familias con niños, jóvenes, mayores, curiosos y, por supuesto, muchos pero que muchos rockeros de empinados tupés, frondosas patillas, ceñidos vaqueros y brillantes cazadoras de cuero negro.

Comenzado el espectáculo, con el cuarteto pisando el acelerador a fondo para poner a bailar a todos desde los compases iniciales, Pike trazaría con mano firme las líneas de un repertorio que serviría para presentar las canciones de “Sin miedo a volar”, su más reciente disco, pero sin olvidarse de repasar los temas más destacados de sus dos primeros LPs: “Just a matter of manners” -editado en 2011 junto a su primitiva banda, The gentle bandoleros- y “Torro” -que vio la luz en 2014-.

De este modo, aún con las canciones  del brillante “Torro” en el recuerdo tras el paso de Cavalero por el Festival Lemon Pop de Murcia en septiembre de 2015, las nuevas composiciones de “Sin miedo a volar” –primer disco del cantante cartagenero escrito íntegramente en español- se desplegarían con la misma energía instrumental que las antiguas, pero aportando el inestimable plus de que las letras pudieran ser entendidas, asimiladas y cantadas al instante por la totalidad del público.

En consecuencia, dando el protagonismo que se merecía a su último disco mediante la interpretación de temas como A cualquier lugar, Ahora que lo tienes, Me siento azul, Cuando caiga la noche, o Rumbo a lo incierto, también serían constantes los guiños a sus anteriores trabajos de estudio gracias a canciones como Crazy train boogie, Twistin´ little baby, Let´s get this chicken fried o Black hearts club con los que Pike Cavalero completó dos tercios de concierto a un ritmo verdaderamente frenético.

Ya en el último tercio, encarando la que habría de ser la recta final del espectáculo, Pike daría entrada a distintas versiones con las que rindió homenaje a figuras como George Jones o Bruno Lomas, indiscutible pionero del rock and roll en nuestro país. De esta manera, culminando por todo lo alto un concierto que resultó fulgurante, divertido  y variado, Cavalero terminaría de meterse en el bolsillo a un público que, como hace poco más de un año en el Parque Fofó, lo despidió nuevamente entre aplausos.

Galería de fotos

La música convierte en escenarios las plazas de abastos de Murcia

Lun, 19/12/2016 - 17:28 -- Miguel Casas

Este sábado, desafiando a la copiosa lluvia que caía sobre la ciudad a primera hora del día, no dudamos en lanzarnos a las encharcadas calles de Murcia para salir al encuentro de la música que, gracias a una ingeniosa iniciativa del Ayuntamiento con motivo de la Navidad, se ofrecería en forma de microconciertos para todo tipo de público al cobijo de las ocho plazas de abastos del municipio.

De este modo, la iniciativa, que llevaría a ocho de las bandas jóvenes más interesantes del panorama regional a brindar sus propuestas en tres breves recitales que se sucederían a las 11:30h, a las l2:30h y a las 13:30h, encaminaría nuestros pasos, para comenzar la mañana, hacia el mercado de Saavedra Fajardo, que sería la sede de las actuaciones de Bosco. Sin duda, uno de los grupos que durante los últimos tiempos con más fuerza ha logrado irrumpir en nuestra escena y trascender fuera de ella.

Así, con David Moretti, Jesús Fictoria y José Perelló llenando de vida a Bosco, el concierto comenzaría con los delicados acordes de Lo natural antes de ofrecernos dos piezas como Little girl lost y Piper, en las que las suaves caricias melódicas y los furiosos arranques sonoros se fundirían armónicamente al compás de la voz cantante de Moretti. De este modo, danzando alrededor de una mística hoguera con New pire, el recital de Bosco culminaría con su celebrado Children of the island, contagioso reggae de inquieto ritmo cantado en inglés y español, para ofrecernos una breve, pero cuidada, selección de temas de “El elixir mágico/Una nueva hoguera”, el doble disco debut  de esta banda fresca, original y ecléctica en cuyas actuaciones musicales confluyen artes tan diversas y complementarias como la poesía, el teatro y la literatura.

A continuación, dejando a Bosco preparando el siguiente pase de su función sobre los cimientos que un día ocupó el Teatro Provisional, abrimos nuestros paraguas y salimos a las calles colmadas de agua y desiertas de gente para poner rumbo al mercado de Verónicas, la plaza de abastos más importante de Murcia, en cuya planta superior, a eso de las 12:30h, Jamones con tacones ofrecería la segunda de sus tres actuaciones programadas.

Ya en el interior del recinto y con la presencia de la siempre bienvenida televisión, el sexteto de simpático nombre -reducido a trío para la ocasión- arrancaría su concierto con La culpa es de Bob Dylan y Carne fresca, dos temas con los que quedaría clara la naturaleza mestiza de esta banda que ha encontrado en estilos tan variados como el hip-hop, la cumbia, el funky, el rap, el swing, el ska, el jazz o el reggae una fuente inagotable de inspiración para elaborar divertidas y elegantes canciones llenas de ritmo y descaro. Así, con Jorge Rodríguez a la guitarra y a la voz, Manu Rodríguez al saxo y José Manuel Lucas a la trompeta, el recital avanzaría rápido presentando no solo temas como Delicatessen o Mi mongola favorita, que estarán presentes en el primer disco de Jamones, “Lukin for de fango”, sino también otros como No hay dinero, que habrán de esperar al segundo.

Terminado el concierto, y despidiéndonos de Jamones con tacones no sin mirar con cierta inquietud al cielo que seguía descargando agua sin tregua sobre la ciudad, salimos de nuevo a las calles convertidas ya en arroyos para encaminar nuestros pasos hacia otra plaza de abastos; en esta oportunidad la de San Andrés, donde para las 13:30h habría de tener lugar la tercera y última actuación de Riberica Espuña.

Disfrutando del extraordinario paseo por Murcia hasta casi llegar a cantar bajo la lluvia, arribamos al mercado de San Andrés justo a tiempo para tomar asiento y pedir un reconfortante café con leche –o relaxing cup, que diría aquella- antes de que comenzara su recital la joven cantautora murciana Riberica Espuña. La compositora, de rostro sereno, voz dulce y manos ágiles a la guitarra, desplegaría un interesante repertorio en el que mezclaría canciones propias como El vals de la playa, Cómo sería o La villa sin tiempo con versiones entre las que destacaríamos A cántaros, del cantautor y poeta extremeño Pablo Guerrero. De esta manera, remitiendo a las coordenadas clásicas de la canción de autor que arraigó en España entre las décadas de los 60 y los 70 del pasado siglo, Espuña acabaría completando un concierto más que satisfactorio en el que la temática amorosa y las melodías suaves en clave de baladas serían las claras protagonistas.

Ya concluido el concierto y con él la singladura por las calles de Murcia que nos llevó a visitar tres de los ocho mercados públicos en los que se programó música en vivo este sábado, emprendimos el camino de vuelta a casa un tanto contrariados por mal tiempo que obligó a muchos a quedarse en casa, aunque a la vez contentos por la calidad y la variedad que, una vez más, haga sol, llueva, nieve o truene, mostraron los músicos murcianos sobre las tablas. Por eso, aunque esta vez las cosas no salieran como habría cabido esperar, bien haría nuestro Ayuntamiento en perseverar en su apoyo a la escena local y regional, ya que precisamente es la música hecha aquí uno de los mayores activos con los que cuenta Murcia y una de las herramientas más atractivas y eficaces para conseguir que esa ciudad culta, divertida, inquieta y moderna con la que todos soñamos se haga realidad.  

Galería de fotos

Superlópez, pop-rock de altos vuelos en la Sala Revólver

Mié, 21/12/2016 - 07:58 -- Miguel Casas

Este pasado sábado, en la misma Sala Revólver donde tuvimos ocasión de conocerlos hace justo un año, volvieron a aterrizan, cual superhéroes, José Carlos “Negro” y Andrés J. “Canito” para ofrecer una larga noche de pop y rock and roll en la que, junto con sus canciones, plenas de alma y garra, interpretarían versiones de grupos tan fundamentales como Burning, Alarma, Los Ronaldos o Los Rodríguez.

Así, a eso de las doce de la noche y con un público que ya se arremolinaba inquieto en torno al escenario de la sala, Superlópez arrancarían su concierto acelerando a tope con la instrumental Surf espacial, que serviría para introducir en clave de rock temas como Piso a fondo, Rock 2-1-3 y Como bolos, antes de que llegara la primera versión de la noche, la emocionante Frío, que escribiera el inolvidable Manolo Tena.

A continuación, dos composiciones de la banda como Mi canción y Nadaremos se sucederían para templar los ánimos y mostrar una vertiente más melódica y reflexiva de Superlópez, antes de poner nuevamente a rugir el motor del concierto con Bienvenido chico al nuevo bar y, justo después, con la frenética Esto es un atraco, de Burning, que sirvió para alcanzar y superar a toda velocidad el ecuador de la velada.

Abrazando y dejándose envolver por el rock and roll que estaban interpretando con verdadera garra, Superlópez nos traerían un trío de canciones de factura propia como Volveré, No más y Salir a cazar en las que las melodías electrizantes se acompasarían para ofrecernos cuidadas baladas-rock plenas de punteos ganadores, acertados coros y contagiosos estribillos que hicieron las delicias del público.

Encarando la recta final de la velada, las versiones adquirirían un mayor protagonismo,  ya que, junto a Miénteme, No quiero crecer y Hoy decidí, Superlópez harían sonar temas como Mil horas, de Andrés Calamaro; Sí, sí, sí, de Los Ronaldos; Me estás atrapando otra vez, de Los Rodríguez o Sábado a la noche, de Morís. Es decir, un auténtico póker de ases con el que la banda culminaría su recital por todo lo alto.

Por eso, concluido el espectáculo y abandonando la sala no sin antes reconocer entre el público a reputados músicos como José Filemón o Paco Urbano, no podríamos evitar esbozar una sonrisa al comprobar, una vez más, que ese pop-rock que tiñó de oro los mejores años de nuestra música, lejos de ser solo un bonito recuerdo, aún hoy sigue siendo fuente viva de inspiración para componer canciones con las que llegar a la gente

Y es que, parafraseando una canción de Superlópez, si lo que muchos llaman crecer a la hora de la verdad no es otra cosa que renegar de tus influencias, renunciar a tus sueños, desprenderte de aquello que te hace diferente, acostumbrarte a perder y jamás, bajo ningún concepto, ni decir ni pensar ni hacer ni cantar lo que quieras, nosotros -como cantaba Joey Ramone y como canta José Carlos “Negro”- tampoco queremos crecer.

Galería de fotos

Murcia da la bienvenida a la Navidad con su sexto Christmas Rock

Lun, 26/12/2016 - 13:17 -- Miguel Casas

Este pasado viernes, ante la monumental fachada de la Universidad de Murcia, se celebró la sexta edición del Christmas Rock, ameno espectáculo musical en el que, con el fin de dar la bienvenida a la Navidad, una variada nómina de artistas de la Región desfilan por el escenario reinterpretando, no necesariamente en clave rock, canciones navideñas o que tratan de forma indirecta el tema de la Navidad.

Así, sobre la base de una banda que permanecería constante integrada por José Antonio Herrera a la guitarra, Miguel Amor a la batería, Quino Lucas al piano y Marcos Justo al bajo, la encargada de subir el telón de la noche a eso de las 20:10h sería la joven cantautora Marta Casanova, que cantaría All I want for christmas is you, de Mariah Carey, y My Only wish, de Britney Spears, para comenzar a caldear un ambiente que ya concentraba a cientos de personas al abrigo de la columnata de la plaza.

Justo a continuación, llegaría uno de los momentos más esperados de la noche cuando Jam Albarracín, líder de la mítica formación punk-rock Farmacia de Guardia, se subió al escenario mientras sonaban los inconfundibles acordes de Cazadora de cuero. De este modo, el hoy prestigioso crítico musical volvería a subirse a un escenario para entregarse en una doble actuación que, si bien no fue demoledora, sí que logró transmitir destellos de aquel espíritu rutilante, contestatario e irreverente que encumbró a su banda en los dorados 80.

Más adelante, concluidos los sonoros aplausos que el público le dedicó a Albarracín, llegaría el turno de Aarón Sáez, brillante personalidad artística que, huyendo de las comodidades y los trajes a medida, ha hallado en propuestas tan distintas como Varry Brava, Dúo Orquesta Regalizes o Piyama las vías para dar salida a unas inquietudes musicales que abarcan desde la canción tradicional española al pop de más rabiosa actualidad. Precisamente, tocando estos dos palos, Sáez interpretaría, en primera instancia, solo a la guitarra el villancico flamenco Los Campanilleros y, en segunda, ya con la banda una deliciosa versión castellanizada de Last Christmas que puso a bailar a todos tratando de seguir sus contagiosos pasos.

Entre el folk, el indie, el pop y el rock se movería Jesús Cobarro, voz cantante de Noise Box, para llenar de sentimiento navideño la Plaza de la Universidad con la dulce Just like Christmas, de Low, y la emocionante Christmastime, de The Smashing Pumpkins. Por su parte, siempre felina, inspirada y divertida estaría sobre las tablas la cantante y poeta Clara Plath para brindarnos una actuación en la que tendríamos ocasión de escucharla por primera vez cantando en español al interpretar El espíritu de la Navidad, de Los Planetas.

Afrontando ya la recta final de la velada, llegarían los turnos de Pike Cavalero y Adrían “White” Gutiérrez. Así, mientras el primero nos trajo los sonidos del rock más clásico y elegante cantando con voz profunda y afinada precisión Blue Christmas, de Elvis; el segundo, líder de Nunatak, haría lo propio con los sonidos del folk, el indie y hasta el gospel cantando junto a su amigo Jesús Cobarro White Winter Hymnal, de Fleet Foxes, y, arropado por el fantástico Gospel Vocal Cord, la canción tradicional Joy to the world.

A la postre, con todos los protagonistas del evento sobre el escenario cantando a coro para ponerle, como una gran familia, juntos el broche de oro al concierto, nos parecería encontrar, bajo el portal de la Universidad y entre desconocidos, abuelos, amigos, padres y niños unidos en paz, un bonito ejemplo de ese espíritu de la Navidad que siempre, en cualquier lugar del mundo y durante todo el año, debería reinar.

Galería de fotos

Suscribirse a música