Café Ítaca

Rubén Ayllón, poesía a ritmo de rock en el Café Ítaca

Crear: 05/10/2017 - 14:01

Como si no fueran suficientes los casi veinte conciertos que con motivo del WAM Festival presenciamos este pasado fin de semana, el domingo por la tarde, a la hora del té, decidimos dejar de lado los grandes escenarios y acercarnos a uno de esos pequeños templos en los que la música en vivo nace, se protege y crece al abrigo de un humilde auditorio.

Así, cruzando las puertas del popular Café Ítaca de Murcia, nuestros pasos, gastados de tanto caminar, fueron a encontrar descanso a los pies de una de las mesas ante las que Rubén Ayllón arrancó el que sería uno de los últimos conciertos de la gira de presentación de “76”; cuidado, íntimo y emotivo trabajo discográfico dedicado a la memoria de su padre que fue editado en 2016.

De este modo, tomando como base el mencionado mini álbum, pero sin renunciar a introducir versiones –no fotocopias- de sus artistas predilectos ni a adelantar algunas de las canciones que conformarán su próximo disco, Ayllón desarrollaría un recital animado, ágil y variado que transitaría por los territorios sonoros del country, el rock sureño, el pop y la canción de autor.

En este sentido, si “76” estuvo presente con composiciones como la cadenciosa El día terminó o la pegadiza Un par, Ayllón también interpretaría temas de más reciente creación como El invierno o Flecha de fuego, que le servirían para anticipar la noticia del futuro lanzamiento de un nuevo disco que llevará por título “Miedo” y a nosotros para confirmar que, con un repertorio tan atractivo como el suyo, la compañía de una banda le vendría como anillo al dedo.

De esta manera, fundiéndose aquellas y otras canciones como Tiempo y rayos o Andaba yo con clásicos de Bowie, Bunbury, Fito Cabrales, M Clan o Quique González, el recital de Ayllón culminaría entre aplausos tras una hora para congraciarle a él con su público más incondicional y a nosotros con la versión más verdadera, cercana y desnuda que la música en vivo conoce.

Mar de Fondo presenta "Entre líneas" en el Café Ítaca

Crear: 06/26/2017 - 02:49

Siguiendo el camino que, entre bares y cafés, recorren los cantautores por las calles de Murcia cuando el sol de pone, este pasado viernes nuestros pasos, inquietos como de costumbre, nos llevaron hasta Ítaca; mítica isla a cuyas costas arribaría, mecida por las olas, la compositora Mar de Fondo a presentar su LP, “Entre líneas”.

Así, sentados entre las mesas del emblemático local de Santa Eulalia, nos dispusimos a escuchar y dar cuenta de la que es una de las figuras más queridas, reconocidas y solicitadas de nuestra escena musical. Sin duda, tres motivos por los cuales durante los últimos años ha sido más habitual verla sobre los escenarios realizando colaboraciones o compartiendo proyectos conjuntos que entregada a su carrera en solitario.

De este modo, asumiendo el papel protagonista -aunque no sola, ya que sabría hacerse acompañar por una banda de garantías en la que se darían la mano experiencia y juventud-, Mar de Fondo comenzaría su recital interpretando Your Breeze y Rest a while for me; sinuosos medios tiempos compuestos en inglés y español en los que, junto a la voz de Mar, brillaría la melódica que, como una suave brisa, haría sonar Lázaro Gómez.

Entonces, leyendo entre líneas las poesías musicadas que componen el primer disco de Mar de Fondo, saldrían a nuestro encuentro Mariposas que, como besos lanzados al aire, revolotearían a nuestro alrededor para mostrar la vertiente más íntima de la cantante; vertiente en la que ahondaría con Nubes en el bolsillo antes de elevar el vuelo con la luminosa Little bird; alegre tema pop con el que Mar cerraría un primer tercio de recital que estaría dedicado en exclusiva a la presentación de su LP.

Más adelante, dentro del tramo central del concierto la cantante brindaría la fase más variada de la velada, ya que, sin perder de vista “Entre líneas”, por un lado, rescataría piezas fundamentales en su trayectoria como Viaje interior o Mar de fondo y, por otro lado, daría entrada a una amplia nómina de amigos para que se sumaran a la fiesta. Así, si el rockero Borja Casado interpretó su Durazno, la rapera Dammy MC haría lo propio con su comprometido tema, Caminando hacia ningún lugar.

De igual manera, como si no quisieran faltar a la cita, los dos miembros más experimentados de la banda de Mar de Fondo –Berni Castaño y Fernando Ordóñez, alias Fernandead- aportarían, respectivamente, Eres mi espina y Tú y yo. Éste último, tema incluido en su LP “La vida te pasa”, editado en 2012. De esta forma, con el jovial Castaño retornando a la guitarra solista, el afilado Fernandead a las percusiones, y el jovencísimo Lázaro Gómez a la melódica y al violín, Mar recuperaría el lugar central en su formación para encarar la que sería la recta final del recital.

Así, cantando “Entre líneas” piezas como Respiro o Gracias, Mar de Fondo se dejaría arrastrar por el amor más orgánico y sensorial de Lunática antes de desbordarse con Encuentros nocturnos; tema con el que culminaría entre aplausos, felicitaciones y fotos colectivas un delicioso concierto que, oscilando entre la canción de autor, el pop, el folk, el country, el rock y el rap, nos haría caer una vez más en la cuenta de que, tanto en tierra firme como en alta mar, no hay camino y que, en la música, los cantautores hacen camino al cantar.

ACCEDE A LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO PINCHANDO AQUÍ.

Susana Re contagia su pasión por la música en el Café Ítaca

Crear: 12/15/2018 - 12:58

Este viernes, regresando a las calles para volver a tomar el pulso a esta Murcia que nunca deja de girar y luce ya en pleno diciembre engalanada de Navidad, caída la noche nuestros pasos se adentrarían en el corazón del barrio de Santa Eulalia hasta cruzar el umbral del Café Ítaca; mítico local literario y musical en el que desde hacía semanas, estaba programada la actuación de Susana Re.

Así, a las 21:45h y ante un público fiel que respondería a la llamada de la cantautora llenando con generosidad el recinto, Susana Re arrancaría el recital con su inseparable Gibson colgada al hombro interpretando Nada se detiene; delicioso medio tiempo pop que serviría para que la artista presentara ante los asistentes las credenciales de una carrera –la suya- que ha estado basada en el talento, la perseverancia, el coraje y la fe.

De este modo, escenificando que el movimiento se demuestra caminando, Susana Re se aplicaría en la ejecución de temas como Héroes o Demasiado tarde para completar un primer tercio de espectáculo que transcurriría con agilidad y rapidez. Más adelante, atravesando el ecuador de la velada, la cantautora acompasaría el ritmo de su recital para brindar canciones más marcadas por el compromiso social, como El espíritu de la tierra, Hijos del mundo perdido o ¿Dónde está la justicia?

A continuación, encarando la recta final del concierto, Re recurriría al rock sureño para pisar de nuevo el acelerador con Siguiendo la carretera; rotunda pieza tras la cual sonarían La felicidad y Mundos diferentes para ponerle la guinda, a eso de las 23:00h, a una velada que concluiría entre sonrisas y aplausos, y con el saludo de la cantautora a Ana Jiménez -la abuela de las vías-, que es uno de los rostros más reconocidos de la lucha por ese soterramiento que tanto ansía la ciudad de Murcia.

El amor está en el aire

Crear: 04/06/2019 - 10:47

Con las velas henchidas por los cálidos vientos del amor, un buen número de músicos procedentes de todos los rincones de la Región arribaron este jueves a las costas de Ítaca para celebrar junto a Elisabeth Gómez y Rubén Ayllón precisamente eso: nada más y nada menos que el amor.

Así, respondiendo sin dudar a la llamada de la amistad, ya con sus naves acariciando las arenosas orillas desembarcaron en la mítica ínsula portando guitarras, pedales, cajones, cables y amplificadores hasta llegar al lugar convenido; lugar que no podía ser otro más que el café literario y musical enclavado en el mismo corazón de la ciudad.

De este modo, desde las 20:30h y hasta bien entrada la noche, nombres tan ilustres de nuestra escena como Chema Espejo, Ross, Fran Ropero, Austin Slack, Pepe Jara, José Vicente Nicolás, Constanza o Jaggo Duque entre otros desfilarían por el escenario de Ítaca interpretando, solos o en compañía de otros, temas propios y versiones de clásicos del pop y el rock que girarían en torno al motivo del amor.

Por tanto, ajenos al frenético ritmo de las calles, en el interior del local y bajo las guirnaldas de papel de colores que colgaban del techo se irían sucediendo piezas tan distintas entre sí como Agradecido, de Rosendo Mercado; Insurrección, de El último de la fila; With or without you, de U2; o incluso una deliciosa adaptación de Moondance, de Van Morrison, que sería cantada en español como Tú, yo y la luna, por obra y gracia de Chema Espejo y José Vicente Nicolás.

Y de esta forma, terminando de abrir y de saborear el dulce regalo musical y nupcial, tanto los protagonistas de la velada como el público congregado habrían de reconocer que, como la del jueves en Ítaca, cualquier noche en cualquier lugar puede ser especial si, como dice la canción: “El amor está en el aire”.

 

Susana Re bate sus alas sobre Ítaca

Crear: 12/30/2019 - 02:34

Atravesando las calles vestidas de luz y Navidad del murciano barrio de Santa Eulalia, este viernes regresamos a la isla literaria y musical de Ítaca para revivir junto a Susana Re la deliciosa velada que nos regaló hace justo un año atrás en el mismo lugar.

Así, ante un auditorio que luciría lleno para la ocasión, Susana Re daría comienzo a su actuación lanzando sobre el tapete de la noche un trío de ases como Donde nace el amor, El espíritu de la tierra y Mundos diferentes para ganarse los aplausos de un público que desde el inicio del concierto se mostraría entregado a la cantautora.

De este modo, haciendo gala de su simpatía y su carisma para tejer el ambiente propicio entre canción y canción, Susana Re se adentraría en el ecuador de su espectáculo demostrando que Nada se detiene al ritmo de dos piezas especiales: la primera, una delicada versión del poema Érase una vez, de José Agustín Goytisolo; y la segunda, una canción de nuevo cuño titulada Johnny que, a ritmo de country y pop, contaría la historia de un audaz forajido del salvaje oeste.

A continuación, aproximándose la singladura nocturna a su puerto final, llegaría el momento de quemar las últimas naves y Susana Re lo haría entonando canciones tan celebradas como Donde los perros ladran y los gatos ronronean, Demasiado tarde o ¿Dónde está la justicia? Tres temas con los que la cantautora batiría triunfante una vez más sus alas de ángel ante la oscura silueta de Ícaro humeante.

Suscribirse a Café Ítaca