Blanca Cremades

Blanca Cremades, sentido y sensibilidad en la Puerta Falsa

Sáb, 25/07/2015 - 16:28 -- Javier Brooklin...

Porque no solo de Rock vive el hombre, este jueves acudimos a la Puerta Falsa con el objeto de conocer a Blanca Cremades, una de las más interesantes cantautoras murcianas que, a eso de las 23:00h, brindaba sus canciones mediante un concierto acústico -piano y voz- en el mítico local de la calle San Martín de Porres de la capital del Segura.

Así, ya sobre el escenario, sentada frente al imponente piano de cola, y ofreciendo su costado derecho al público que llenaba el cuerpo central de la sala, Blanca inició su recital con puntualidad haciendo sonar las notas de una delicada pieza instrumental que, a modo de introducción, sirvió para captar la atención del respetable concentrando la suya exclusivamente en las teclas, negras y blancas, del piano.

A continuación llegarían dos baladas, una en inglés -sin título específico-, y otra en español -Bésame piano-, gracias a las cuales Blanca Cremades pudo fundir música y voz para definir las líneas de un concierto que estaría marcado por los ritmos pausados y las letras que, teniendo como tema preferente el amor, se desarrollarían en inglés o en español. Ya para cerrar lo que podríamos calificar como el primer tercio del recital, la cantante interpretó Polos opuestos, un tema dotado, si cabe, de unas connotaciones más íntimas y personales al estar dedicado a Daniel Serrano, músico y actual pareja de Blanca.

Más adelante el concierto se encaminó hacia su fase central, una fase en la que adquirirían un mayor peso las versiones de canciones de otros artistas, aunque, eso sí, siempre traídas al estilo acompasado de Cremades. Así, pudimos escuchar Qué pides tú, de Álex Ubago, When Susannah cries, de Spen Lynd, o Cuando los sapos bailen flamenco, de Ella baila sola. También, dentro de este segundo tercio del espectáculo destacó la interpretación que la cantante, junto a Manolo Cremades al violín, hizo de Qué decir, una auténtica joya de composición propia que al lado de temas tan conocidos no sólo no desentonó, sino que mantuvo el nivel y la altura de aquellos.

Ya metidos de lleno en el último tercio del concierto, el tono, que ya era cómplice, se hizo más distendido con Cobardes merced al simpático diálogo que la pianista entabló con un sector del público. A continuación, y justo antes del final, llegó otra de las canciones que más destacó en la velada, Doblemos el mapa, otra preciosa composición propia que la cantante dedicó a sus compañeros, artesanos de canciones, de la Asociación Murcia Canción de Autor.

Una vez finalizada la actuación aún quedaría la sensación de que en el ambiente permanecían flotando los restos de la densa, luminosa y profunda atmósfera que Blanca Cremades había sido capaz de crear tan sólo con su voz y su piano. Una atmósfera de ensueño, encanto, o haunted. Una atmósfera en la que las canciones de amor sonaron desprovistas de afectación, directas y sinceras, gracias al estilo calmado y elegante que la cantautora ha sabido imprimir a sus composiciones. Por eso no es de extrañar que, envueltos por el sentido y la sensibilidad que derrochó, todos nos sintiéramos en algún momento, y con el permiso de Dani Serrano, un poquito enamorados de Blanca Cremades.

Galería de fotos

Blanca Cremades, Eduardo Ramos y Miguel Ángel Delgado convencen en Clave de Fa

Sáb, 31/10/2015 - 16:36 -- Miguel Casas

Este pasado jueves, con motivo de la puesta en escena de Clave de Fa –el certamen que la Asociación Murcia Canción de Autor organiza desde hace años para promocionar, de tres en tres, a algunos de sus miembros más destacados- decidimos acercarnos a La Puerta Falsa para reencontrarnos con Blanca Cremades, a la que tuvimos ocasión de escuchar en julio, y conocer a Eduardo Ramos y Miguel Ángel Delgado.

Así, a eso de las once de la noche, ya sentados al pie del mítico escenario y al abrigo del anguloso techo que, como una caverna, envuelve el amplio salón del local, nos dispusimos a contemplar el espectáculo y tomar buena nota de cuanto ocurriera durante una velada en la que los tres cantantes se irían sucediendo sobre las tablas en dos rondas de miniconciertos en los que cada uno interpretaría tres temas por actuación.

De esta forma, el primero en presentarse ante el estimable público que nutría La Puerta Falsa fue Eduardo Ramos Elbal, un joven cantautor murciano que comenzó su minirecital con Aire, lento tema de amor que gira en torno al motivo de una despedida forzada. A continuación, y a pesar de la advertencia de Ramos por el posible carácter cursi de su siguiente canción, lo cierto es que Tu mirada sonó menos afectada que la anterior. Ya en su segunda intervención, que fue la cuarta de la noche, el cantautor cambiaría radicalmente de tono y de registro al presentar canciones en las que, como en Pirata de los bares, dio rienda suelta a su lado más fresco, ligero, animado, canallesco y divertido.

Tras Eduardo Ramos, el siguiente en subir al escenario fue Miguel Ángel Delgado, médico granadino afincado en Murcia que, a punto de sacar su primer trabajo de estudio, dio inicio a su primera tanda de canciones con Puedo decir, un tema inspirado en los mitos de la cultura Maya que sirvió para mostrar unas cualidades de cantante y compositor ciertamente interesantes: variedad en los motivos, elaboración en los textos, rotundidad en las melodías, hondura en la voz, y, sobre todo, una energía interpretativa que nos sugirió la naturaleza rockera de su personalidad. Así, si con su primer tema se acercó al mito de los cenotes, en la segunda se sumergió en la más cruda realidad de los niños enfermos cáncer con Ángeles para más tarde estallar con Supernova. Ya en su segunda actuación, que fue la quinta de la velada, el granadino haría sonar Gigante, o Lunas de hiel, tema este último inspirado en la experiencia neoyorkina de Federico García Lorca, para poner fin a una doble actuación que dejó un gran sabor de boca.

Para cerrar cada una de las dos rondas de miniconciertos fueron programadas las actuaciones de Blanca Cremades. Sin duda, todo un acierto si tenemos en cuenta que esta cantautora es uno de los valores más seguros de nuestra joven y experimentada escena regional. Por ello, con la garantía de que el colofón a la velada sería brillante, lo único que debimos hacer fue guardar silencio y atender para que, bien acompañada por Daniel Serrano a la guitarra, bien sola al piano, la cantante confirmara todas las virtudes que descubrimos en ella desde que la escuchamos por primera vez. Así, con temas como el introductorio instrumental, Haunted by you, ¿Qué decir? -que sonaron en su primera actuación- o Bésame piano y Polos opuestos –que interpretó en segunda instancia- la cantautora volvió a dar muestras de su gran talla como compositora, pianista y cantante. Y es que en un tiempo en el que parece que todo el mundo tiene que cantar entregándose al artificio y al engolamiento como si cantar fuera una estúpida competición para ver quién esculpe mejor un músculo, la voz pura, cálida, emocionante, personal, y profundamente femenina de Blanca Cremades, una vez más, fue capaz de cautivar los sentidos y dar la impresión de poder detener, al menos durante el tiempo que dura una canción, el tiempo que no se detiene jamás.

Dani Serrano anima el Café Zalacaín a ritmo de flamenco

Mar, 02/02/2016 - 01:14 -- Miguel Casas

Este sábado, y a una hora tan poco usual para un concierto como las 20:15, se presentó en el Café Zalacaín Dani Serrano; un joven cantautor de alma flamenca tras cuyos pasos andábamos desde hacía tiempo con el objeto escuchar su música. Así, llevados por el deseo de conocer y dar a conocer que nos caracteriza, no dudamos en aprovechar la ocasión y plantarnos en el céntrico local barojiano para tomar buena nota de cuanto ocurriera.

Ya dentro del Café -y no sin sorprendernos por la estimable concurrencia que ocupaba las mesas del salón a pesar de la hora- conseguimos encontrar un buen sitio desde el cual ver cómo Dani Serrano –guitarra y voz- se preparaba para dar comienzo a su actuación acompañado por, la también cantautora, Blanca Cremades al piano.

De esta forma, con los acordes de la guitarra de Dani acompasándose armónicamente con las notas del piano de Blanca, el espectáculo arrancaría a base de medios tiempos en los que el aire flamenco se apreciaría más por el tono de la voz rasgada de Serrano que por los ritmos de los temas, más cercanos al pop melódico de inspiración romántica.

Sin embargo, hacia la cuarta canción, y tal y como el propio Dani anunció, el concierto fue a dar un giro para animarse súbitamente gracias a composiciones en las que se fundirían de manera más que interesante las estructuras clásicas de la canción pop con los ritmos más vitales del flamenco. Buena cuenta de este estilo darían temas como Y voy sintiendo o Tus besos, que sonaron antes de que Dani Serrano le cediera el protagonismo a Blanca Cremades para que ésta interpretara Guerra y paz y Polos opuestos.

Ya con Dani Serrano de nuevo sobre el escenario, volveríamos a dejarnos llevar por las melodías más suaves y las letras más íntimas de la mano de No ha dejado de doler antes de que el cantautor trajera un tema de Jesús Cutillas, Karma, que llamó la atención por lo marcado de su ritmo, por su estribillo contagioso y por unos arreglos de piano más que acertados.

Así, con el público cantando y agitando las palmas, desembocamos en una rápida, pero variada, recta final en la que pudimos escuchar un sincero canto a la tierra con Murcia, un pasodoble elegante y pegadizo con Es lo que es, y un flamenquito nervioso y apasionado con Quema, canción con la que, sobre las 21:45h, Dani Serrano puso fin a una actuación que nos dejó, definitivamente, con ganas de más.

Blanca Cremades ilumina con su voz y sus gestos el Café Zalacaín

Lun, 09/01/2017 - 08:31 -- Miguel Casas

Aún con las luces vistiendo de Navidad las frías calles de la incipiente cuesta de enero, este primer sábado de 2017, lejos de quedarnos en casa al calor del brasero, decidimos acercarnos al céntrico Café Zalacaín para levantar el telón musical del año nuevo en Murcia dando cuenta del concierto de Blanca Cremades: pianista y cantautora de reconocida trayectoria que, para esta cita, contaría con la compañía del guitarrista Abel Laborda.

Así, ante una notable concurrencia que, a pesar de las fechas y del horario, llenó las mesas del popular café literario, a eso de las 21:15h, la cantante iniciaría su espectáculo interpretado sola al piano tres temas entre los que destacarían Bésame piano, delicada y rotunda balada que bien podría sonar en cualquier emisora de radio, y Polos opuestos, luminosa declaración de amor dedicada al también músico Daniel Serrano, pareja de la cantante.

A continuación, y ya con Abel Laborda, guitarra en mano, abordando la cubierta del Zalacaín, Blanca Cremades dirigiría su concierto hacia una fase en la que alternaría temas de factura propia, como Hauted by you o Cobardes, con versiones como Cuando los sapos bailen flamenco, de Ella baila sola, o When Susannah cries, de Spen Lynd, con la que la cantante logró emocionar al público al atreverse con su interpretación a capela.

Justo entonces, y aún con los generosos aplausos con los que el respetable reconoció la entrega de Cremades resonando en el ambiente, llegaría la sorpresa de la velada cuando ésta le cedió el escenario a Miguel Ángel Delgado, cantautor granadino afincado en Murcia, para que éste tocara a la guitarra dos temas propios –Yo maté al ruiseñor y El mundo en la boca- que sirvieron como anticipo del concierto dará junto a su banda el 28 de enero en la Sala Musik en la que será la presentación de su primer disco.

Recuperado el protagonismo cedido, Cremades y Laborda reanudarían su recital para afrontar la recta final del mismo haciendo sonar piezas en las que brillarían, por un lado, la voz siempre dulce y cálida de la cantante y, por otro lado, la precisión y la sobriedad del guitarrista. De este modo, con el piano y la guitarra acompasándose a la perfección, llegarían temas tan inspirados como Guerra y paz, Qué decir o Doblemos el mapa para redondear una velada que concluiría a las 22:30h entre aplausos y agradecimientos.

Y así, felicitándonos por haber tenido el honor de abrir en lo musical este 2017 con el concierto de Blanca Cremades, conforme abandonamos el Café Zalacaín, no pudimos, recordando el bonito gesto que la cantante tuvo para con Miguel Ángel Delgado, evitar concluir que ese espíritu navideño, que ya hoy habrá amanecido muerto para tantos, quizá podría durar todo el año si comprendiéramos que la competitividad solo debería enfocarse hacia uno mismo y que hacia los demás solo debería caber la fraternidad.

Galería de fotos

Blanca Cremades afronta la recta final de la campaña de mecenazgo de su primer EP

Crear: 11/16/2020 - 12:25

Después de varios años en los que su actividad se ha centrado en los directos, la compositora murciana Blanca Cremades por fin va a ofrecer al público su música en una grabación de estudio.

En rigor, se trata de un EP con cinco temas propios que contará con la producción de Javi Desiderio y será grabado en sus estudios: El Señor Guindilla Records. Cada tema llevará no sólo el piano, que es característico en sus canciones, sino también otros sonidos e instrumentos que darán a cada tema un sonido nunca antes escuchado en sus conciertos.

Las canciones de Blanca hablan de experiencias y estados que la vida te hace sentir, como bloqueos, amor, inspiración para sacar fuerzas o amistades en la distancia… En este sentido, el tema adelanto de este primer disco se llama Haunted by You y también cuenta con su videoclip.

Las demás canciones del EP, que serán en español, tendrán un sonido diferenciador, pero contarán con unos rasgos comunes que permitirán que el primer trabajo discográfico de Blanca tenga una personalidad clara y reconocible.

De esta forma, todos aquellos que deseen colaborar y participar en la edición del esperado disco de Blanca Cremades podrán hacerlo hasta el próximo viernes, 20 de noviembre, a través de la campaña de mecenazgo que la cantante ha abierto a través de la plataforma verkami.com en este enlace.

Así, en función de la aportación realizada, los usuarios recibirán distintos materiales una vez terminado el proceso de grabación del EP junto con el reconocimiento de haber posibilitado la edición de la obra de una artista tan valiosa y singular como Blanca Cremades.

Suscribirse a Blanca Cremades